Selecciona tu país

Vivimos situaciones estresantes todos los días, cuando nuestro jefe nos presiona, cuando un familiar enferma, cuando no sabemos qué decisión tomar, cuando queremos cambiar algo de nuestra vida y no sabemos de qué forma. Los ejercicios de relajación pueden ser una excelente solución para calmarnos y centrarnos y poder seguir adelante con energías renovadas.

 

Pasos a seguir para hacer ejercicios de relajación

Para que los ejercicios de relajación sean eficaces, es importante realizar una serie de pasos previos como los que te proponemos a continuación:

  • Busca un lugar tranquilo en el que nadie te moleste y puedas concentrarte con facilidad. Si es posible en la naturaleza junto a los árboles o a alguna fuente de agua, mejor.
  • Apaga los dispositivos electrónicos como el móvil o la tablet. Es importante que no haya ruidos que puedan interrumpir tu momento de relajación y de paz, y no pasa nada por apagar el móvil durante un rato.
  • Practica los ejercicios de relajación tres veces al día. Puedes hacerlos al despertarte, a mediodía y antes de dormirte.
  • Elige una posición cómoda, tumbado o sentado con los pies apoyados en el suelo.

 

Ejemplos de ejercicios de relajación

Para poder tranquilizarte en poco tiempo puedes practicar con los siguientes ejercicios:

  • Respira para dejar que la tensión se vaya. Cuando nos sentimos estresados nuestras respiración es superficial y rápida, el objetivo de este ejercicio es calmarla. Concéntrate en tu respiración y aprende a controlarla. Imagina que cada vez que el aire sale de tu cuerpo se lleva todo tu estrés y ansiedad. Poco a poco respirarás de forma más lenta y más profunda.

Descarga nuestra guía gratuita: Las áreas de la psicología y la aplicación de las nuevas tecnologías

  • Descubre el poder del tacto. Entrar en contacto con otras personas es una forma muy fácil de relajarte, pero no se trata de hacer una llamada y de hablar, se trata de abrazar fuerte a tu hijo o a tu pareja, de acariciar a tu perro o gato, de disfrutar de ese tacto y conectar con esa persona o ese animal para relajarnos.
  • Céntrate en el aquí y el ahora. Es la técnica de mindfulness o atención plena. Puedes practicarla durante unos minutos, respirar profundamente como hemos visto en el primer ejercicio y observar tus pensamientos sin juzgar o intervenir, a la vez que escuchas o sientes lo que ocurre a tu alrededor.
  • Céntrate e la visualización de imágenes relajantes. Cierra los ojos y piensa en algún lugar o momento que te relaje, un paseo por la playa en invierno, una ruta por la montaña entre bosques y lagos, una cascada… Céntrate en esa imagen y pon en marcha todos tus sentidos para disfrutarla, poco a poco tu cuerpo se irá relajando y tu respiración será más tranquila.
  • Camina. La acción de caminar nos ayuda a activar nuestro cuerpo, a tranquilizarnos y a centrarnos en nosotros mismos, en nuestro interior. Deja que tus sensaciones fluyan, sin pararte o centrarte en ellas.

 

Relajarnos es fundamental en cualquier ámbito de nuestra vida para no dejarnos llevar por las situaciones estresantes de nuestro día a día y ser más felices.

 

Ebook GRATIS: Psicología

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia