Selecciona tu país

No todos los exámenes son iguales, por lo que deben prepararse de forma distinta. Es evidente que los exámenes de desarrollo son muy diferentes a los de tipo test, es decir, aquellos con varias opciones de respuestas de las cuales solamente una es correcta. La diferencia fundamental es el tipo de memoria que usamos durante la preparación y ejecución de los dos tipos de pruebas. En los exámenes de desarrollo entra en juego una memoria de recuerdo, mientras que los exámenes tipo test se basan en la memoria de reconocimiento.

En los test se funciona de una forma más automática para reconocer un tipo de información que hemos asimilado anteriormente y que aparecerá, en cierta forma de manera inconsciente, dibujada de golpe en nuestra mente.

Teniendo en cuenta que son dos formatos muy diferentes, que sirven para evaluar diferentes tipos de memoria y de abordaje y compresión de los temas, debemos planificar métodos de estudio también distintos para cada uno de ellos.

 

Claves para aprobar los exámenes tipo test

  • Para preparar los exámenes de preguntas cerradas, lo expertos recomiendan  abarcar un gran parte del temario en cada sesión de estudio.
  • Conviene trabajar repetidamente sobre los distintos conceptos para ir reteniendo los pequeños detalles de una forma progresiva y en cascada.
  • Hacer esquemas y resúmenes enfocados en aquellas conceptos y palabras clave que sirvan para sintetizar mejor todo el tema.
  • Realizar simulaciones constante y progresivamente. Es importante ensayar suficientemente los tests de pruebas, o hacerlo con muestras de calidad y que sean representativas de la clase de preguntas del examen definitivo u oficial.
  • En el momento del examen, intentar acertar  algunas preguntas aplicando el sentido común e incluso el descarte.
  • Tratar de priorizar la memoria de recuerdo en vez de la de reconocimiento.
  • Suele ser más efectivo el estudio de la totalidad de los contenidos de forma integral, no tanto por temas o bloques, para a partir de ese estudio común ir descolgando mentalmente todos los conceptos que pueden entrar en alguna de las múltiples preguntas de test.

cómo aprobar un examen tipo test

En general, el error que se comete con mayor frecuencia a la hora de estudiar un examen tipo test, por otro lado muy comunes en las oposiciones, es prepararlos y planificarlos cómo si se tratase de un examen de desarrollo, sin tener en cuenta sus características diferenciales y el tipo de memoria implicado.

De cualquier modo, más importante aún que todos estos indicadores y recomendaciones, es que cada estudiante trate de utilizar el método de estudio que le resulte más efectivo y productivo (aprender lo máximo con menos esfuerzo). Eso sí, realizando las adaptaciones necesarias a una prueba que, evidentemente, es diferente a los exámenes de desarrollo.

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia