José Lluch es ingeniero industrial por la Universidad Politécnica de Valencia, MBA por la Escuela Internacional de Negocios Cerem y cuenta con el certificado Project Management por el Project Management Institute (PMI). En la actualidad, es Director de la Maestría en Economía Circular y Desarrollo Sostenible en la Universidad Internacional de Valencia, y miembro del Comité de Ingeniería y Desarrollo Sostenible del Instituto de Ingeniería de España. En la faceta empresarial, es CEO de Xpert Converters, miembro del Advisory Board de Zeleros Hyperloop, y Consultor y Asesor en el ámbito de la Economía Circular, el Desarrollo Sostenible y el Cambio Climático.

Por ello, con motivo del Día Mundial del Reciclaje, que se celebra este 17 de mayo, le realizamos una entrevista sobre los mitos y verdades sobre este tema, en que posición se encuentra España respecto al resto de países europeos y las acciones que se deberían adoptar por parte de las instituciones para seguir mejorando.

¿Se encuentra España en una buena posición de reciclaje respecto al resto de países de Europa?

En términos generales, España ha evolucionado positivamente en reciclaje en los últimos 10 años, pero de forma insuficiente, con tan solo un 35% de tasa de reciclaje a nivel municipal. A nivel europeo, todavía estamos lejos de los países de cabeza que tienen actualmente más de un 60%. Por tanto, no estamos en una buena posición y tenemos un margen de mejora notable.

¿Es el reciclaje suficiente o se debe optar por cambiar los hábitos de consumo?

Reciclar es necesario, pero no suficiente. Siempre que nos sea posible, tenemos que optar por cambiar nuestros hábitos y por escoger el denominado consumo consciente y responsable para producir menos residuos. De esa forma conseguiremos poco a poco implantar el modelo circular en nuestra economía.

¿Aún hay muchas personas que cree que los residuos se juntan todos en el camión de la basura, tiene algo de cierto esto?

No. Esto ha podido suceder de forma totalmente aislada, pero ya no sucede así. Existe una normativa muy estricta al respecto, y por otro lado se ha avanzado en concienciación ciudadana mucho en los últimos años. Todos debemos de hacer todo lo que esté en nuestra mano para promover el reciclaje.

¿Qué tipo de acciones se deberían adoptar por parte de las instituciones para aumentar la educación de la sociedad en cuestiones de reciclaje?

Son múltiples las acciones que se pueden llevar a cabo para educar la sociedad. Es importante no dar un mensaje apocalíptico, pero debemos presentar los datos y los riesgos que corremos de forma clara para poder las medidas necesarias.

Destacaría, en primer lugar, incrementar las campañas de concienciación en medios a todos los niveles, e incluso a nivel escolar. En segundo lugar, facilitar e incentivar económicamente la creación y comercialización de productos y servicios sostenibles para que lleguen al mercado lo antes posible, fomentando también la compra verde. Y finalmente no descartar la imposición de un régimen sancionador en lo medioambiental más severo que cause un efecto disuasorio a todo aquel que no cumpla con la normativa y ley actualmente vigentes.

¿Qué ocurriría si se dejase de reciclar?

Tendría efectos desastrosos a corto plazo. Aumentarían tanto el tamaño de nuestros vertederos como la explotación de recursos naturales, provocando un impacto ambiental negativo muy alto, acelerando la pérdida de biodiversidad y el cambio climático. Por otro lado, se perderían todas las oportunidades de negocio y trabajo que genera una actividad tan crucial como la economía circular.