Selecciona tu país

En muchas ocasiones los niños y niñas se distraen en clase por diversas causas: comentarios de otros compañeros, ruidos y molestias procedentes del exterior o, simplemente, se satura o aburren con las explicaciones del maestro y comienzan a ocupar su mente en otras cosas. Por suerte, existen una serie de estrategias para mejorar la concentración en clase. Las metodologías más eficaces se componen de ejercicios sencillos, por lo que pueden ser realizados por niños de todas las edades. A continuación, veremos algunos ejemplos:

La técnica de la tortuga

Lo primero que hay que hacer es contar a los niños la historia de dicha tortuga, la cual se encuentra fácilmente en Internet, y posteriormente se les enseña lo que deben hacer cuando escuchen la palabra tortuga:  meter la cabeza entre los hombres y quedarse un momento quieto como si se estuviera en el caparazón de este animal. Este ejercicio, pese a su sencillez, sirve de gran ayuda a que los niños descansen un poco y a que se puedan volver a concentrar en los temas tratados.

Ejercicio con los dedos

Se colocan los dedos índice y pulgar bajo las clavículas y se realiza un masaje circular, con la otra mano se cubre el ombligo y se respira lento. Los beneficios de esta actividad son: mejorar la lectura, potenciar las destrezas visuales y hace que se eleve el nivel de energía que se necesita para otras actividades.

Juego del dominó

El domino es un juego que permite que los niños socialicen y que al mismo tiempo se puedan manejar bien los números. De igual manera, este juego es una alternativa apropiada para que los niños descansen un momento y se pueda mejorar la concentración en clase.

 

Actividades específicas para mejorar la concentración de niños con TDAH

Los niños con TDAH pueden presentar una marcada dificultad en la concentración para realizar tareas, y por ello les resulta especialmente complicado realizar y terminar tareas los deberes, preparar exámenes o recoger sus cosas. Sin embargo, los niños con TDAH pueden aprender ciertas técnicas que les ayuden a concentrarse y conseguir mejores resultados cuando realizan sus tareas.

Puzzles

Los puzzles pueden ser una gran ayuda para mejorar la concentración. Existen muchas variantes de puzzles que pueden alternarse en función de los gustos del niño o del momento: puzzles palabras cruzadas o sopas de letras y  puzzles de imágenes (rompecabezas o encontrar  las diferencias).

Juego de memoria

Los juegos que ayudan a memorizar como los juegos de “encuentra la pareja” o “Simon dice” pueden ser positivos para los niños con TDAH, ayudándoles a memorizar cosas y a fijar su atención.

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia