Selecciona tu país

En el entorno TIC de las empresas las aplicaciones big data se han convertido en un elemento crucial que se debe dominar para aumentar el rendimiento y productividad de los negocios. Para gestionarlo de forma adecuada hay que depositar la atención en una serie de aplicaciones concretas, como la navegación entre la información, la implementación de medidas de seguridad adicionales y el aumento del warehouse.

Descarga nuestra guía gratuita: Formación en tecnología: Conoce las disciplinas que seguirán demandando profesionales tras la cuarta revolución industrial

1. Navegación entre la información

El big data resulta imprescindible para que las empresas puedan tomar decisiones que mejoren el rendimiento del negocio, reduciendo los riesgos a los que se enfrentan en el proceso y aportando una mayor efectividad a cualquier operación que se realice. Para ello se debe implantar una correcta navegación entre todos los datos que proporciona el big data al negocio y hay que hacerlo cumpliendo con tres rasgos inamovibles: que sean datos de amplio volumen, que proporcionen variedad y que su acceso se realice con velocidad. Navegando de manera conveniente entre estos datos, tanto los que se han obtenido de forma interna como los que vienen del exterior, se proporcionará a la empresa una mayor efectividad, habrá menos filtraciones y se podrá solucionar cualquier tipo de obstáculo con el cual nos encontremos.

 

2. Aumento del warehouse

Otra de las aplicaciones del uso del big data es que podemos utilizarlo para que una estructura de warehouse ya instaurada pueda crecer con buenos resultados. Esto permitirá aprovechar más datos de distintos tipos y optimizar la forma en la cual están almacenados los datos en nuestro warehouse. De esta forma se pueden introducir en el negocio distintas ventajas, como la obtención de nuevos puntos de vista a los que lleva el poder utilizar otros datos a los que antes no se tendría acceso. Hay varias formas de afrontar el crecimiento del warehouse, pero todas implican terminar con mejor información en las manos. Algunas trabajan de forma previa a la entrada de los datos, como es el caso del uso de un hub de pre-procesado, mientras que otras se ocupan de dividir aquellos datos importantes de los que no tienen un uso habitual, como es el caso del almacén de datos aplicados a términos de consulta. Bajo este último modelo los datos siempre estarán disponibles,pero en un espacio distinto de coste muy inferior a la vista de que no tendrán el mismo tipo de importancia.

 

3. Analizar las operaciones

Los expertos en exprimir el potencial del big data son capaces de introducir en su empresa una serie de dinámicas muy beneficiosas a todos los niveles. Todo conlleva al análisis de cada una de las operaciones con la intención de valorar el rendimiento y lo que se puede incrementar, ajustándose a los mejores resultados en el comportamiento de los datos y la experiencia de la que disfruta el cliente. En este proceso se pueden descubrir cuáles son las anomalías que se representan para que se pueda dar solución inmediata a ellas. También se trabaja para que la infraestructura esté protegida y que no pueda haber problemas graves en el servicio como el que supondría ser un apagón en el mismo. Con el análisis de las operaciones se pueden tomar grandes decisiones en la operativa de la empresa, viendo cómo están los datos estructurados y qué es aquello que ocurre en realidad dentro del negocio.

 

4. Aumentar la seguridad

Los datos nos informan de muchas cosas, pero en parte son responsables de alertarnos sobre posibles problemas de seguridad que estemos sufriendo en la empresa. Gracias al big data podemos ser capaces no solo de ver dónde están esos agujeros de seguridad que ya sufrimos, sino que también podremos prevenir futuros riesgos al comprobar la inestabilidad que se esconde detrás de los datos externos e internos. Con la seguridad podemos aplicar varios procedimientos que nos llevan a disfrutar de aplicaciones como el análisis en tiempo real, la comprobación del tráfico online en busca de ataques y la prevención de situaciones conflictivas mediante el chequeo de los datos que pasen por la estructura.

El big data, a través de estas aplicaciones y funciones, se transforma en la herramienta que las empresas necesitan para que su rendimiento alcance unos niveles óptimos en todos los aspectos. Disponer de profesionales TIC que se ocupen de su supervisión en cualquier negocio es clave para que este pueda alcanzar los mejores resultados. Y esto es algo de lo que cada vez más compañías están dándose cuenta y por lo que se están aplicando tanto las reglas del big data a los negocios.

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia