Selecciona tu país

 

Las variables psicológicas tienen una gran influencia tanto en la percepción como en el desarrollo de los síntomas

Las Terapias de Tercera Generación se centran más en el contexto en el que se produce el problema

La Universidad Internacional Valenciana (VIU) oferta para el próximo curso como novedad un  Máster Oficial Universitario en Terapias Psicológicas de Tercera Generación, dirigido fundamentalmente a psicólogos y psiquiatras, para buscar una mayor eficacia en trastornos difíciles como son los problemas de personalidad límite, la depresión y el suicidio, los traumas y el estrés postraumático, la fibromialgia y el dolor crónico, los problemas oncológicos o el estrés.

De acuerdo con distintos estudios, está comprobado que la combinación de una terapia psicológica de tercera generación con un tratamiento farmacológico puede mejorar sustancialmente la calidad de vida de pacientes con fibromialgia con depresión y ansiedad, al reducir considerablemente tanto la sintomatología asociada (dolor, ansiedad, depresión, trastorno alimentario, alteraciones del sueño) como el impacto de la fibromialgia en la vida diaria de estas personas. Los resultados apoyan además la gran influencia que tienen las variables psicológicas (cognitivas, conductuales y emocionales) tanto en la percepción y desarrollo de los síntomas como su influencia en la calidad de vida percibida por las personas que sufren esta patología, sin olvidar que la empatía entre terapeuta y paciente es de vital importancia en la resolución de cualquier cosa.

Estas Terapias Psicológicas de Tercera Generación no ‘tienden a la eliminación de los problemas psicológicos’ ya que no pretenden eliminar el síntoma sino centrarse más en el contexto en el que se produce el problema. “Utilizan estrategias para que la persona aprenda a ser consciente del miedo al sufrimiento, de la mente preocupada que tenemos, de la constante maraña de pensamientos que nos invade, de la cantidad de necesidades que nos hemos creado y que nos esclavizan”, manifiestan los expertos que participarán en las clases del citado Máster. Además, a través de estas terapias, se  intenta que la persona cambie de actitud vital, desde una actitud enjuiciadora y controladora hasta una actitud de aceptación y tolerancia hacia uno mismo, se busca el funcionamiento humano óptimo estimulando los puntos fuertes de las personas ( la sabiduría, la curiosidad, la perspectiva social, el valor, la perseverancia, la integridad, la bondad o el amor, la justicia, el liderazgo, la humildad, la prudencia o el autocontrol, la gratitud, el perdón, el disfrute de la belleza o el sentido del humor).

Resolución de los problemas de pareja

Entre las nuevas terapias destacan la Terapia Integral de Pareja cuyo objetivo es el cambio en el contexto psicológico en el que ocurren los problemas de pareja. La Terapia de Conducta Dialéctica surge como una respuesta al trastorno límite de la personalidad, un trastorno con un patrón general de inestabilidad en las emociones, las relaciones interpersonales y la identidad, así como una notable impulsividad. Entre un 1% y 2% de la población general sufre este trastorno. Se le enseña al paciente a regular sus emociones y a validar sus experiencias, pensamientos y comportamientos. La Terapia Cognitiva Basada en Mindfulness o Meditación, una forma de estar en el mundo sin prejuicios: abierto a la experiencia sensorial, atento a ella y sin valorar o rechazar de forma activa dicha experiencia. Una opción por vivir lo que acontece en el momento frente al vivir en la irrealidad, el soñar despierto. La Psicología Positiva que estudia la relación de variables como el optimismo, el humor o las emociones positivas en los estados físicos de salud. La focalización exclusiva en lo negativo que ha dominado la psicología durante tanto tiempo, ha llevado a asumir un modelo de la existencia humana que ha olvidado e incluso negado las características positivas del ser humano y ha contribuido a adoptar una visión pesimista de la naturaleza humana.

Como ejemplos concretos en distintos tratamientos, en la intervención con deportistas, en la Tercera Ola de Terapias del Comportamiento el trabajo consiste en enseñarles a estar en el momento, en el ‘aquí y ahora’ durante la competición y darse cuenta de cuándo se dan las distracciones para volver a la competición. Es importante ser consciente de la obligatoriedad de ‘ganar’ pero debe reforzarse todos aquellos pensamientos dirigidos al disfrute de la competición.  ‘El deportista sabe que ha trabajado duro, que ha entrenado bien, lo importante es poner en práctica lo aprendido, disfrutar del momento. El resultado es secundario”, opinan.