Selecciona tu país

Cada vez son más las voces autorizadas que alertan de la única finalidad de crear campeones descuidando otros aspectos de la formación del joven deportista

Los entrenadores con estudios universitarios relacionados con Educación Física y Deportiva utilizan metodologías de trabajo más inclusivas

Los autores del estudio abogan por regular el ejercicio profesional del entrenador de fútbol que trabaja con jóvenes

(Valencia, 28-05-2012). Cerca del 70% de los entrenadores que desarrollan su labor en escuelas de fútbol de élite de la Comunitat Valenciana considera importante que en sus entrenamientos se trabajen aspectos educativos, según refleja un estudio realizado conjuntamente por profesores de la Universidad Internacional Valenciana (VIU) y la Universidad Católica de Valencia (UCV).

La investigación realizada por el profesor Emilio Lledó y dirigida por los doctores Florentino Huertas y Gustavo Martínez, demuestra, mediante una encuesta realizada a entrenadores de las categorías inferiores de clubs de Primera División de la Comunitat Valenciana que “los entrenadores de este tipo de escuelas, que en muchas ocasiones se las ha llamado elitistas, procuran que en la planificación de sus entrenamientos siempre haya algún tipo de contenido educativo y recreativo”, según señalan los autores.

Uno de los factores que ha motivado el estudio es que en los últimos tiempos ha crecido la preocupación por el deporte en edad escolar y la figura del entrenador. De ahí que “sean muchas las voces autorizadas que alertan que en las escuelas deportivas solamente se limitan a enseñar aspectos técnicos y tácticos con la única finalidad de crear campeones, desestimando otros aspectos del desarrollo del joven deportista y sin tener en cuenta las consecuencias negativas que sobre el joven y sobre el deporte en edad escolar puede tener esa actitud”, comentan.

Sin embargo, con este estudio, los investigadores han podido comprobar cómo “son cada vez más los entrenadores que incluyen contenidos que no tienen una relación directa con la modalidad deportiva que están trabajando, y que son más propios de áreas educativas como la Educación Física”. De esta forma, en los entrenamientos “se busca no sólo que los jóvenes aprendan a jugar a fútbol, sino también que se complemente su desarrollo integral a través de diferentes juegos y actividades que no son propias de este deporte, y que al mismo tiempo le dan un carácter más recreativo al entrenamiento lo que favorece la adherencia del joven deportista”, añaden.

Aunque parece ser que aún queda mucho trabajo por realizar pues, según indican los autores del estudio, “la metodología de trabajo, en ocasiones, dista bastante de los paradigmas por los que se rige el sistema educativo y que abogan por formas de trabajo constructivas que favorezcan la participación activa del niño en su proceso de enseñanza-aprendizaje”. En este sentido, Emilio Lledó explica que “el problema es que los entrenadores tendemos a dar constantemente indicaciones y correcciones a los jugadores, coartamos su libertad, porque queremos que desarrollen el juego tal y como nosotros lo concebimos. Sin embargo, esta actitud limita la creatividad del jugador, que se centra únicamente en reproducir aquello que nosotros le hemos indicado, pero apenas reflexiona en por qué lo hace. La clave está en plantearle situaciones al jugador que le provoquen una disonancia cognitiva –un problema- de forma que tenga que reconfigurar sus patrones de actuación, generando un pensamiento divergente que a la larga desembocará en un bagaje motor muy amplio, o lo que es lo mismo, en una gran inteligencia motriz.”. Con todo, los autores señalan que en este estudio se observa una mejora de este aspecto respecto a otros estudios anteriores.

Esta diferencia “puede deberse a que más del 60% de los entrenadores encuestados tenía, además del título de entrenador, estudios universitarios relacionados con el ámbito de la Educación Física y Deportiva”. Así en el estudio se comparan dos grupos de entrenadores –con titulación universitaria y sin titulación- y se observa como aquellos que tienen estudios universitarios en Educación Física y Deportiva utilizan metodologías de trabajo más inclusivas. Así los autores del estudio señalan que “parecer ser que la clave está en la mayor formación pedagógica, lo que nos lleva a plantarnos si el plan de estudios que siguen los técnicos deportivos es el correcto”.

Los investigadores son realistas. Consideran que dadas las circunstancias actuales no se le puede exigir mucho más a los entrenadores, pues ninguno de ellos se dedican profesionalmente, por lo que no se puede pretender que el entrenador de fútbol que trabaja con jóvenes tenga que seguir un programa de formación universitario. Es más, “para lograr esa profesionalización el primer paso sería conseguir la regulación del ejercicio profesional”, afirman.

Esta investigación está completándose en la actualidad con entrevistas a directores de escuelas de fútbol y a una muestra mayor de entrenadores de fútbol de la Comunitat Valenciana. Actualmente el estudio se enfoca en escuelas de fútbol desde la Primera a la Tercera División.