Dioses griegos
Artes y Humanidades

Dioses griegos: quiénes son y por qué siguen estando entre nosotros

Equipo de Expertos en Artes y Humanidades

Los dioses griegos siguen estando entre nosotros. Su gran influencia en el arte, la literatura y la cultura de la civilización occidental los mantiene presentes en nuestra realidad.

A través de mitos, leyendas y narraciones sobre temas complejos, todavía de plena actualidad, nos han acompañado durante siglos y, hoy en día, siguen haciéndolo. ¿Y si aprendemos un poco más sobre ellos?

Esencia de la mitología griega

Más allá de los nombres de los dioses griegos principales, que luego mostraremos, la importancia de esta mitología deriva de su concepción y temáticas.

Está formada por una colección de relatos míticos elaborados y transmitidos en la Antigua Grecia. Explican el origen del universo, atribuido a los dioses del Olimpo, y abordan otros muchos temas de calado:

  • La divinidad.
  • Los héroes.
  • La naturaleza del mundo.
  • El origen del ser humano.
  • La existencia humana.
  • Los cultos y su significado.
  • Las prácticas rituales.

En las humanidades actuales, su presencia continúa siendo importante. La tradición oral, los poemas épicos de Homero —la Ilíada y la Odisea— y los textos de Hesíodo fueron sus fuentes de transmisión.

Los antiguos griegos sentían la necesidad de estar en paz con sus dioses. Por ello realizaban ofrendas y sacrificios y también les pedían favores, ya que les atribuían las causas de sus desgracias y de su buena fortuna.

En la actualidad, perviven algunos templos dedicados a determinados dioses. Los hay de todos los estilos y apariencias. Sin duda, la Antigua Grecia conformó uno de los panteones divinos más ricos e interesantes de la humanidad. Los dioses griegos y romanos, de hecho, fueron los mismos con nombres diferentes.

Grado en Humanidades

Cómo eran los dioses griegos

El Olimpo heleno estaba integrado por una gran cantidad de dioses griegos con nombres perfectamente definidos. Adoptaban figuras y rasgos humanos, al tiempo que personificaban las fuerzas de la naturaleza.

Como las personas, mostraban debilidades y carencias. A la vez, tenían virtudes y superpoderes diferenciados, por lo que eran capaces de alterar la realidad a su antojo.

Además, no eran infrecuentes las discusiones, los enfrentamientos y las luchas entre ellos, a menudo ocasionadas por sus preferencias o rechazos a determinadas personas. Incluso se enamoraban o se encaprichaban de los humanos y, en ocasiones, tenían hijos mitad dioses y mitad humanos: los héroes.

De hecho, no solo los dioses adquirían el protagonismo en la mitología griega. Monstruos, semidioses y otras criaturas también tenían cabida en ella.

En todo caso, los dioses de la Grecia Antigua interactuaban con los humanos y tomaban partido en sus conflictos y guerras. No solo apoyaban a sus favoritos, también actuaban contra sus enemigos.

¿Cuál es el nombre de los dioses griegos principales?

Los doce dioses olímpicos eran los más importantes. Vivían en el monte Olimpo y eran, por decirlo de algún modo, la élite de las divinidades. Allí organizaban fiestas, se reunían en consejos y eran atendidos por otras divinidades de menor nivel. Por supuesto, entraban y salían a su antojo, con frecuencia para interactuar con los humanos.

Presentamos a continuación una relación con el nombre de los dioses griegos del Olimpo. Si hubiéramos sido griegos antiguos, nos habría venido de maravilla estar a bien con ellos.

Zeus

El rey de los dioses y padre de todas las deidades y los mortales. Era, por añadidura, el dios del cielo, por lo que dominaba el trueno, los relámpagos y la lluvia.

Nació en Creta, donde su madre Rea lo salvó de las fauces de Cronos, su progenitor, que ya se había zampado a sus hermanos. Lo escondió hasta que se convirtió en ese dios de dioses tan influyente.

Con todo, su personalidad no resultaba siempre ejemplar, pues tendía al engaño, al oportunismo y a la manipulación. ¡Era capaz de adoptar cualquier forma humana, así que lo tenía fácil!

Poseidón

Nos referimos ahora al dios de los mares y los ríos. Se le representaba, habitualmente, con cola de sirena y con un tridente en la mano. Entre sus aficiones, podía ocasionar a su antojo terremotos y alterar la furia de las aguas.

Nació en Rodas y se crio con los Telquines, unos seres híbridos marinos y terrestres. Hermano de Zeus, también fue salvado por su madre antes de que Cronos se lo comiera. Cuando creció, se unió con Zeus y Hades para vencer a su padre y se repartieron el universo.

Aunque vivía en el monte Olimpo, solía pasar la mayor parte del tiempo cerca de la isla de Eubea, en un palacio marino.

Atenea

Hija de Zeus y diosa de la sabiduría, la guerra, la justicia y la ciencia. Además, se le daban muy bien las manualidades, en especial tejer y hacer alfarería.

La leyenda sobre su nacimiento resulta inquietante. Se dice que nació directamente de la cabeza de Zeus. Este se tragó a su madre, pero Hefesto le abrió la cabeza para extraerla. Por eso era tan gran estratega, tan sabia y tan fantástica guerrera.

Hefesto

Protector de los artesanos y héroe de los dioses. Dominaba el fuego y se le daban muy bien los trabajos de forja. Se le considera hijo de Hera y Zeus, aunque la paternidad de este último no siempre queda clara.

Al contrario que los demás dioses, nació sin belleza física. Esta fue la razón por la que su madre lo tiró del Olimpo. Como consecuencia de la caída, se quedó cojo. La madre de Aquiles, Tetis, lo rescató del mar y lo crio en la isla de Lemnos. Tiempo después, se casó con Afrodita, la diosa del amor erótico.

Afrodita

La diosa de la belleza y el erotismo nació del mar y fue representada como una paloma. Era capaz de enamorar a quien quisiera gracias a un cinturón mágico: cuando lo llevaba puesto, cualquiera caía prendado ante sus encantos.

No parece extraña su lujuria si pensamos que nació directamente del esperma del titán Urano, cuando Cronos le cortó los testículos.

Aunque se casó con Hefesto, Afrodita nunca deseó estar con él. Ares se encargó de satisfacer sus ansias sexuales, ante la envidia del resto de los dioses.

Ares

Hermano de Atenea, refleja el instinto puro y visceral de la guerra, por lo que es extremadamente violento. Fundó Tebas, donde residieron los espartanos.

Contrastaba su gran belleza física con lo pendenciero y desagradable que resultaba. Dos eran sus emblemas: una lanza ensangrentada y un jabalí.

Apolo

Era la divinidad de la poesía, la música y la medicina, así como el principal protector de los hombres solteros. Además, tenía la capacidad de conducir el carro del sol.

En el oráculo de Delfos, se decía que había hilo directo con este dios a través de una pitonisa.

Hera

Hermana mayor y esposa de Zeus, le dio tres hijos, Ilitía, Hebe y Ares. También es la madre de Hefesto, pero según diversos autores, el padre no era ningún dios. Se la consideraba la diosa del hogar, la familia y el matrimonio.

Protegía a las mujeres y prestaba especial atención a los nacimientos. Tenía una personalidad noble y más humana que el resto de los dioses.

Otros dioses del Olimpo

El elenco de los dioses olímpicos se completa con cuatro nombres propios más:

  • Deméter. Diosa de las cosechas, las hierbas y los frutos.
  • Artemisa. Divinidad de la caza y la vida silvestre. Virgen y con un marcado rechazo al matrimonio, evitaba el contacto con los hombres. Prefería estar con ninfas.
  • Hermes. El dios del comercio, los ladrones y los banqueros, así como el mensajero del resto de las divinidades. Su casco con alas es su símbolo más característico.
  • Dionisio. Para los aficionados al vino, la fiesta y los excesos, este era el dios de referencia. Solía ir acompañado por faunos y ninfas.

Fuera del Olimpo

También había otras divinidades que no habitaban el Olimpo y, sin embargo, influían decisivamente en la vida griega. El más importante fue Hades, el dios de los infiernos y el inframundo.

El mayor de los hijos de Cronos también fue devorado por este. Sin embargo, Zeus consiguió rescatarlo y, en su compañía y en la de Poseidón, vencieron a tan detestable padre. En el reparto del mundo, a él le tocó el inframundo, donde quedó confinado.

Para combatir la soledad, Hades secuestró a Perséfone y la obligó a casarse con él, pese a que era la hija de Zeus. En realidad, no resultaba tan malvado como parecía, solo buscaba mantener el equilibrio necesario entre el bien y el mal.

Dioses griegos y romanos en nuestros tiempos

El legado cultural y literario de estos dioses clásicos sigue presente en nuestros días. Cuantos estamos interesados en ellos tenemos una predisposición especial para cursar el Grado de Humanidades. Y, también, para desarrollarnos en disciplinas como la psicología humanista.

A través de estos mitos y relatos, podemos ahondar en la realidad humana y en la evolución cultural occidental. No son pocos, además, los trastornos del comportamiento con referentes en esta mitología griega.

Los dioses griegos, en definitiva, son un referente cultural e intelectual para todos nosotros. Forman parte de nuestra cultura y, en consecuencia, también de nuestra esencia. Además, no cabe duda, nos enganchan con sus fascinantes y divertidas narraciones. Entra en nuestra web y elige la formación a distancia en humanidades o la que sea más acorde con tus intereses. ¡Aprende con nosotros!

Solicitar información

Universitat Internacional Valenciana - Valencian International University S.L.U., tratará sus datos personales para contactarle e informarle del programa seleccionado de cara a las dos próximas convocatorias del mismo, siendo eliminados una vez facilitada dicha información y/o transcurridas las citadas convocatorias.

Ud. podrá ejercer los derechos de acceso, supresión, rectificación, oposición, limitación y portabilidad, mediante carta a Universitat Internacional Valenciana - Valencian International University S.L.U. - Apartado de Correos 221 de Barcelona, o remitiendo un email a [email protected]. Asimismo, cuando lo considere oportuno podrá presentar una reclamación ante la Agencia Española de protección de datos.

Podrá ponerse en contacto con nuestro Delegado de Protección de Datos mediante escrito dirigido a [email protected] o a Grupo Planeta, At.: Delegado de Protección de Datos, Avda. Diagonal 662-664, 08034 Barcelona.