Selecciona tu país

Todos hemos deseado en algún momento de nuestra vida tener una mejor memoria. Sobre todo en nuestra época estudiantil. Optimizar el tiempo de estudio es quizá una de las mayores preocupaciones de los estudiantes, sobre todo cuando se acerca el momento de los exámenes finales y se hace necesario aprender todo lo que contienen los libros y los apuntes.

La memoria, es considerada como una de las principales aptitudes de un buen estudiante y, pese a que haya personas a las que la naturaleza haya dotado con más capacidad para memorizar que a otras, lo cierto es que existen algunos trucos o consejos que pueden ayudar a estimularla y desarrollarla, lo que puede resultar muy útil también en la etapa profesional.

Existen muchos más técnicas para entrenar tu memoria pero puedes empezar probando éstas:

-Dormir las horas necesarias: son numerosos los estudios que han destacado la importancia del sueño en la mente humana. Por un lado las horas que dormimos influyen en nuestras capacidades cognitivas y por otro al dormir nuestro cerebro procesa lo memorizado durante el día, lo cual facilita el aprendizaje.

-La concentración es clave para una buena memoria: concentrarse significa centrarse en un solo estímulo y dejar de lado las múltiples distracciones que nos rodean. Si tienes problemas con ello te recomendamos que cojas un reloj con manecillas y te concentres en mirar y seguir la aguja de los segundos durante dos minutos. Tu mente aprenderá a relajarse, liberarse de lo que le rodea y concentrarse en una única cosa.

-Alimentación: En los últimos años se están poniendo de moda suplementos vitamínicos para rendir mejor en época de exámenes. Sin embargo añadiendo algunos alimentos a tu dieta verás que tu memoria mejora sin recurrir a productos de farmacia: el pescado azul contiene grandes cantidades de Omega 3, este tipo de ácidos son buenos para la salud de las células cerebrales; las nueces también se recomiendan, según algunas investigaciones favorecen la obtención de mejores notas y las funciones cognitivas  y por último la vitamina B en especial la B-12 para evitar la disminución de la densidad del cerebro.

-Las reglas mnemotécnicas son conocidas por todos, y ayudan a retener mucha información memorizando solo algunas palabras o frases.  Pueden aplicarse tanto a elementos de la tabla periódica, como a fechas o a una combinación determinada de números. En momentos de presión es más sencillo recordar frases simples y cortas que textos largos o datos exactos. Muchos trucos de magia se basan en la mnemotecnia.

-Por último si quieres “practicar” con ejercicios para entrenar tu memoria, existen en internet multitud de páginas web que ofrecen ejercicios de manera gratuita como Lumosity y que además te permiten seguir tus progresos.