Uno de los objetivos más importantes del modelo circular es eliminar los vertederos. Debemos acudir a uno de los principios de la economía circular para encontrar alternativas viables ante semejante reto: “el residuo como alimento” (Waste is food) y, de alguna forma, conseguir que lo que consideramos como un desecho del final de la cadena se convierta en materia prima y en principio de otro proceso. De esta forma conseguimos su valorización.

A continuación hablaremos sobre distintos aspectos de la economía circular y de cómo puede contribuir beneficiosamente a la gestión de residuos.

 

Economía circular, ciclo biológico y gestión de residuos

Según el Banco Mundial (2016), en la actualidad se generan más de 2.000 millones de toneladas de residuos sólidos urbanos, sin contar los industriales y los procedentes de la construcción. Todo un reto para el circuito económico.

Desde hace muchos años, numerosos Organismos Internacionales están dando la alerta de la velocidad a la que están creciendo nuestros vertederos, tanto en número como en tamaño. De ello son responsables dos factores principalmente:

  1. Nuestro actual y destructivo modelo de economía lineal.
  2. El crecimiento demográfico.

Destacan, además, las emisiones producidas en el tratamiento y en la incineración de estos desechos, así como la contaminación que provocan los lixiviados.

Todo ello supone un impacto medioambiental extremadamente negativo, dada la limitada capacidad de gestión de residuos que hay en muchas regiones del mundo. No hay ninguna duda de la negativa influencia que tiene la creciente cantidad de residuos sobre el cambio climático.

Es por este motivo que el circuito económico se vuelve tan necesario.

 

economia circular

 

 

La tecnología a favor de la economía circular

Hoy en día existen muchas tecnologías capaces de utilizar nuestra basura biológica para producir biogás y para generar energía. Sin embargo y pese a ello, estamos convencidos de que todavía existe margen de mejora en el rendimiento del ciclo, tanto a nivel físico-químico como económico.

En lo relativo al circuito económico, a veces se consiguen saltos cualitativos importantes y dignos de mención. El proyecto Valuewaste es una excelente muestra de ello. Con ayuda de fondos europeos y con la cooperación de 14 empresas y entidades de 7 países europeos durante 4 años, se consigue mejorar la cadena de valorización de los residuos desde su separación y recogida, pasando por su tratamiento, hasta su reutilización.

El proyecto desarrolla un biodigestor con bombas y difusores para facilitar la fermentación de los restos biológicos, sin agitación mecánica en su interior. Lo que se obtiene gracias a este proceso mejorado de digestión anaerobia (en ausencia de oxígeno) son productos de valor como:

  1. Metano
  2. Compost
  3. Fertilizantes orgánicos
  4. Proteínas para la fabricación de piensos e incluso para la alimentación humana

Todo un reto y una excelente contribución al modelo circular. Estos productos nos ayudarán a reducir la dependencia de recursos estratégicos energéticos como el gas y químicos como los fertilizantes. 

En el prototipo han participado ingenierías españolas como Genia Global Energy e Inderen. Tras comprobar y validar el modelo, se pretende implantarlo, a modo de prueba piloto, en Murcia y en Kalundborg (Dinamarca).

Su objetivo principal es contribuir de forma definitiva a resolver el problema descrito anteriormente: evitar que hagamos crecer de forma descontrolada los colectores de basura. Debemos seguir apoyando este tipo de iniciativas fomentando la colaboración público-privada y asignando los recursos necesarios.

Apostando por estas iniciativas, estaremos también:

  1. Promoviendo el reciclaje desde nuestras casas.
  2. Mejorando la percepción del ciudadano de la importancia de la separación en origen.
  3. A otro nivel diferente, consiguiendo un desarrollo sostenible del territorio, protegiendo nuestros paisajes y, lo más importante, nuestra deteriorada biodiversidad.

En otras palabras, habremos conseguido pasar del modelo lineal al modelo circular y sostenible. El círculo virtuoso creado nos ayudará a erradicar esos vertederos que tanto daño nos están haciendo.

Si quieres convertirte en un experto en la gestión de residuos, te invitamos a visitar nuestra Maestría en Economía Circular.

 

José Lluch

 DT Maestría en Economía Circular y Desarrollo Sostenible

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia