Dra. Nuria Barrios. Docente VIU.
Expertos VIU

Expertos VIU | Nuria Barrios: literatura y traducción, dos caras de una misma fascinación por el lenguaje

Nuria Barrios es escritora, traductora, doctora en Filosofía y docente de la Maestría en Creación Literaria con Grupo Planeta de la Universidad Internacional de Valencia. Es autora de las novelas Todo arde, El alfabeto de los pájaros y Amores patológicos; de los libros de relatos Ocho centímetros, El zoo sentimental y Balearia, y de los libros de poemas La luz de la dinamo, ganador del Premio Iberoamericano de Poesía Hermanos Machado; Nostalgia de Odiseo y El hilo de agua, ganador del Premio Ateneo de Sevilla. Su obra ha sido traducida al holandés, al italiano, al portugués, al croata y al esperanto. Además, es la traductora al español del novelista irlandés John Banville/Benjamin Black y de la poeta estadounidense Amanda Gorman.

Su obra más reciente, La impostora. Cuaderno de traducción de una escritora, un fascinante ensayo literario sobre el oficio de la traducción, le ha convertido en ganadora del Premio Málaga de Ensayo. Para conocer un poco más sobre que sus motivaciones, su visión de la literatura y la traducción y el papel que los premios juegan en la carrera de una escritora, le realizamos la siguiente entrevista.

La impostora. Cuaderno de traducción de una escritora, la obra por la que has ganado el XIII Premio Málaga de Ensayo “José María González Ruiz”, versa sobre el oficio de la traducción. ¿Nos puedes contar qué es lo que te motivó a escribirla y cómo fue la experiencia de hacerlo?

El detonante para la escritura de La impostora fue la pandemia y, más concretamente, el confinamiento en 2020. Todos aguardábamos con expectación a que los científicos descifraran el nuevo patógeno para encontrar su cura. Un virus es un texto recubierto de proteína con instrucciones para hacer copias de sí mismo. Descifrar es traducir lo desconocido. Y me di cuenta de que la traducción, un oficio que practico desde hace años, era una herramienta idónea para intentar comprender la realidad en la que estábamos inmersos. Al fin y al cabo, eso es la vida: la traducción en la que todos estamos embarcados. Desde que nacemos nos esforzamos en traducir el mundo exterior, en traducir a los otros, en traducir nuestra relación con el mundo y con los otros, en traducirnos a nosotros mismos. Así nació La impostora, como un viaje de descubrimiento. Con letras enfermamos y con letras nos curamos.

¿Qué papel juegan los premios en la carrera de un/a escritor/a?

Los premios hacen que todo discurra de un modo más fácil: la publicación es más rápida, la promoción es más seria, la atención que las librerías prestan al libro es mayor y la posibilidad de llegar a más personas aumenta.

Eres escritora y traductora (además de doctora en filosofía) ¿Cómo vives ambas facetas creativas? ¿Cuáles son las principales diferencias entre ambas y que es lo que más disfrutas de cada una?

Como escritora, trabajo con mi voz, la exploro, la afilo. Cuando traduzco, he de abandonar esa voz para encontrar otra que refleje la del autor o la autora que he de traducir. El olvido de sí es uno de los requisitos del oficio y subraya el placer verbal, pues todo tiene que ver con el lenguaje. La escritura, por el contrario, está teñida de identidad. Si en la traducción se produce un extrañamiento, en la escritura se da un ensimismamiento. Pero ambas facetas, la de escritora y la de traductora, comparten una misma fascinación por el lenguaje. La audacia precisa para tomar decisiones arriesgadas cuando el texto a traducir lo requiere proviene de mi práctica como autora. Ser traductora me ha enseñado, por su parte, a leer mejor y a escribir mejor.

Has publicado novela, cuento, poesía y ensayo ¿Hay algún género que prefieras sobre otro? ¿Enfrentas el proceso creativo para cada uno de forma distinta?

Cada género ilumina un aspecto del universo y ese aspecto es el que determina la forma de ser contado. Yo tan solo me limito a tratar de escribir la historia que tengo entre manos de la manera más intensa y literaria posible. De los géneros que has citado, la poesía es el  más difícil. Solo ella tiene la capacidad de ir a lo esencial y desde allí evocar el universo. Es el big bang de la literatura, la gran sacerdotisa del lenguaje. 

¿De entre toda tu obra tienes un libro favorito? Si es así ¿por qué?

No tengo un libro favorito. O quizá sí: el próximo, ese que aún no he escrito.

¿Qué es lo que más destacarías de tu experiencia docente en VIU?

Lo enriquecedor de pensar en compañía de personas que están muy interesadas en la literatura. Aunque yo soy la profesora, aprendo mucho al leer con ellas y detenernos juntas a explorar los textos de grandes autores y autoras. En las clases se crea un ágora muy interesante de intercambio de distintas miradas, distintas lecturas y distintas interpretaciones.

Emilio Vivallo autor
Emilio Vivallo

Equipo de Comunicación de la Universidad Internacional de Valencia.