La prevención es una línea de trabajo fundamental en salud mental. Crear estrategias de intervención para potenciar las habilidades emocionales que ayudan a proteger de trastornos como la depresión o la ansiedad, es una necesidad fundamental, tanto de cara al bienestar general de la población, como a la optimización de los recursos de la salud pública. Precisamente esa es la dirección en que se encuentra trabajando el grupo de investigación de la Universidad Internacional de ‘Valencia Psicología positiva, fortalezas y desarrollo evolutivo’ (PSIPOFDE) con su proyecto ‘Inteligencia Emocional, Afrontamiento y Bienestar Subjetivo’, que busca conocer la influencia de la Inteligencia Emocional en el éxito en la adaptación en el día a día y el bienestar y salud psicológica. Actualmente el proyecto se encuentra en fase de recogida de datos y la participación es simple y abierta a todos los perfiles.

Para conocer un poco más acerca del proyecto, su importancia y cómo podemos participar, nos pusimos en contacto con la Dra. Iraida Delhom Peris, directora de la Maestría Oficial en Gerontología y Atención Centrada en la Persona de VIU e investigadora principal de PSIPOFDE.

¿Nos puedes explicar en qué consiste el proyecto sobre Inteligencia Emocional, Afrontamiento y Bienestar Subjetivo qué está realizando vuestro grupo de investigación?

En este proyecto pretendemos conocer la influencia de la Inteligencia Emocional en el éxito en la adaptación en el día a día, así como la repercusión que estas habilidades emocionales tienen sobre aspectos tales como el bienestar. En definitiva, queremos comprobar hasta qué punto el hecho de ser emocionalmente inteligente o no serlo puede influir en la salud psicológica. Consideramos que si conseguimos poner de relieve el impacto que las habilidades de Inteligencia Emocional ejercen sobre la forma en la que las personas pensamos, actuamos e interaccionamos con nosotras mismas y con los demás podremos mostrar la importancia que tiene el desarrollo de estas habilidades en cualquier momento de nuestra vida.

¿Cómo nace la idea de realizar este proyecto y en qué momento se encuentra?

Tradicionalmente la psicología se ha basado mucho en el estudio de la patología. Nos hemos centrado casi exclusivamente en investigar sobre cómo solucionar el sufrimiento humano cuando este ya se ha producido. Me refiero a cómo ayudar a superar una depresión, cómo salir de un trastorno de ansiedad, cómo revertir el insomnio y un largo etcétera. Por supuesto, esto es absolutamente necesario y de un valor incalculable. No obstante, consideramos que desde el ámbito científico también debemos dirigir nuestros esfuerzos a definir qué podemos hacer para que este tipo de problemas no se desarrollen. Se ha demostrado que las habilidades emocionales juegan un papel clave para el éxito en la adaptación a las demandas del día a día, repercutiendo, entre otras cuestiones relevantes, en el estado de ánimo, el bienestar y el ajuste psicológico. Si bien es cierto que la mayoría de la investigación que se ha centrado en estudiar la Inteligencia Emocional lo ha hecho especialmente en el ámbito de la infancia, la educación y los recursos humanos. Sin embargo, son pocas las investigaciones que se han enfocado en población general. Además, cuando se trabajan aspectos emocionales desde la psicología positiva, como es nuestro caso, se incide mucho en las habilidades interpersonales, tales como la empatía y la asertividad, por mencionar algunas; sin embargo, en ocasiones nos dejamos las habilidades intrapersonales que, en mi opinión, pueden resultar incluso más determinantes para la adaptación. Me refiero a habilidades de autogestión emocional, como el autoconocimiento, la autoconciencia o la autorregulación emocional, por ejemplo. Consideramos que es necesario demostrar la importancia de estas habilidades para el éxito.

Afortunadamente tenemos un grupo de investigación que cree férreamente en esta idea, la cual hizo que decidiésemos unir esfuerzos para tratar de aportar más evidencia al respecto. Creemos que si conseguimos poner el énfasis en la relevancia de las habilidades emocionales en población general podemos contribuir al desarrollo de políticas basadas en la prevención en salud mental y el desarrollo del potencial humano.

En estos momentos nos encontramos en la fase de recogida de datos. Es decir, estamos evaluando las habilidades emocionales y de afrontamiento de las personas y esperamos poder empezar a obtener resultados muy pronto.

¿Cómo puedo participar en la investigación? ¿Qué aporta mi participación?

Para poder participar solamente hay aportar el consentimiento manifestando la voluntad de querer participar en el estudio y rellenar un formulario online que lleva aproximadamente unos 20 minutos. Gracias a tu participación podremos establecer relaciones entre la Inteligencia Emocional y diversas variables psicológicas y contribuiremos a mostrar el impacto que la educación emocional puede tener en la salud mental. De este modo, podremos diseñar intervenciones psicológicas destinadas a desarrollar estas habilidades y potenciar las fortalezas psicológicas que nos protegen de la enfermedad. Creemos que si la psicología consigue demostrar que invertir en prevención en salud mental es altamente beneficioso quizá las políticas de salud empiecen a plantearse la necesidad de invertir en prevención en salud mental. Consideramos que invertir en prevención no solamente ahorraría muchos fondos públicos a largo plazo, sino que sobre todo y especialmente, ahorraría mucho sufrimiento humano.

 

PUEDES PARTICIPAR HACIENDO CLICK AQUÍ