Selecciona tu país

La investigación en cáncer es fundamental. Esta frase, que parece una tautología por su obviedad, reviste una importancia cuya profundidad muchas veces queda eclipsada por la falta de visibilidad que recibe el trabajo de cientos de miles de profesionales. Investigadoras e investigadores que dedican sus esfuerzos a ser parte de un trabajo enorme, que requiere de infinidad de pequeños aportes, para conseguir progresos que cambien el significado que un diagnóstico de cáncer implica.

Por ello, la Universidad Internacional de Valencia cuenta con un convenio con la AECC Valencia, en el marco del cual se está desarrollando un proyecto de investigación, destinado a identificar efectos neuropsicológicos y neuroendocrinos en las supervivientes de cáncer de mama, explorando su funcionamiento cognitivo, detectando posibles alteraciones neuropsicológicas y explorando la posible relación de éstas con una serie de variables médicas entre las que se contempla el tratamiento médico recibido.

Para conocer un poco más sobre los detalles de este proyecto, qué implica la investigación en cáncer, los avances que ha conseguido ésta y qué se necesita para que siga avanzando, pedimos a tres expertos que nos respondieran la siguiente entrevista. Los profesionales son:

Doctor Antonio Llombart Bosch, vicepresidente de la Asociación Española Contra el Cáncer de Valencia y presidente del Comité Técnico de AECC Valencia.

Dra. Paula Martínez López, Doctora en Psicología y Psicóloga Experta en Psicooncología y/o Psicología en cuidados paliativos. Profesora Adjunta de la Universidad Internacional de Valencia (VIU) y directora de la Cátedra sobre Humanización de la Asistencia Sanitaria de VIU, Fundación ASISA y Proyecto HU-CI.

Dra. Ana Pellín. Directora de Desarrollo de la Facultad de Ciencias de la Salud en la Universidad Internacional de Valencia. Lda. en farmacia y doctora en medicina (patología de los tumores humanos)

 

Aunque sea una pregunta que pueda parecer obvia ¿Nos puedes explicar la importancia que tiene la investigación en Cáncer? ¿Nos puedes dar algunos ejemplos de avances que se hayan producido a este respecto en años recientes?

Dra. Paula Martínez López: Si prestamos atención a los datos sobre incidencia, mortandad y supervivencia de cáncer, nadie pone en duda que este grupo de enfermedades suponen un problema importante de salud pública a nivel mundial. En nuestro país, se estima que una de cada dos mujeres y uno de cada tres hombres será diagnosticado de cáncer. Investigar en cáncer es crucial, es una pieza clave para la evolución de la lucha contra el cáncer. Investigar supone acumular conocimiento que nos dirija hacia el diagnóstico precoz, nos permita frenar la progresión de la enfermedad, optimizar la calidad de vida de los/las pacientes y aumentar las cifras de supervivencia.

En los últimos años, los avances en investigación han facilitado el desarrollo de nuevas herramientas para un diagnóstico precoz y han abierto la puerta a tratamientos médicos más eficaces y específicos para cada paciente y menos tóxicos. Todo ello ha supuesto un incremento significativo de las tasas de supervivencia (en el caso del cáncer de mama, por ejemplo, más del 80% de las mujeres llegan a esta fase) y, por ende, supone el desvanecimiento progresivo de la idea de que el cáncer es una enfermedad incurable.

Doctor Antonio Llombart Bosch:  La investigación nos proporciona el conocimiento y las herramientas necesarias para saber cómo prevenir, diagnosticar y tratar esta enfermedad. La investigación se convertirá posteriormente en programas de prevención y cribado, en métodos de diagnóstico precoz, en tratamientos y terapias eficaces que llevarán a un aumento de la supervivencia. La investigación no es algo de ahora, la investigación es algo intrínseco a nuestra evolución como seres humanos que forma parte de nuestra historia. Desde los antiguos médicos, en épocas como la griega o romana, que gracias a, por ejemplo, la disección y el estudio del cuerpo humano, consiguieron importantes avances en la lucha contra muchas enfermedades, a nuestros tiempos.  Los resultados a lo largo de la historia son bastantes palpables en la calidad de vida y en la lucha, e incluso erradicación de muchas enfermedades.

Y el cáncer no es ajeno a ello. De hecho, gracias a la investigación, la supervivencia ha aumentado considerablemente a lo largo de los años. En 1953 la supervivencia a 5 años de media para los distintos tipos de cáncer era del 25%. Actualmente, la supervivencia a 5 años ha aumentado hasta el 55,3% en hombres y el 61,7% en mujeres, gracias a los avances conseguidos por miles de investigadores e investigadoras. Un claro ejemplo es el cáncer de mama. Se trata de uno de los tumores más investigados y hoy en día tenemos métodos de detección precoz que permiten llevar a cabo programas de cribado, tenemos tratamientos más eficaces y específicos para varios tipos de tumores y todo ello ha hecho que la supervivencia a 5 años a esta enfermedad esté cerca del 90%.

¿Cuáles crees que son algunas de los principales conceptos erróneos que tiene el público respecto a la investigación en cáncer? ¿Existe falta de información al respecto?

Dr.AL: En los últimos años ha habido un avance significativo en materia de investigación en un tema que ha sido importante: la visualización de la labor y el trabajo que llevan a cabo los investigadores. Ha sido un paso importante para contar, de una manera accesible a todos los públicos, los avances que se están realizando, poniendo el foco en el proyecto, pero también en las personas que están detrás de ellos. Esto ha facilitado que esa labor ya no sea tan desconocida y ha acercado todos estos proyectos al público más general, no solo en el paciente, su entorno y el mundo sanitario. No obstante, hay que hacer mucha pedagogía en que estos avances son un paso más para combatir la enfermedad, mejorar la calidad de vida y aportar nuevas soluciones para obtener resultados más satisfactorios en el día a día del cáncer. Tenemos que ser realistas y ser capaces de explicar estas investigaciones que son esenciales para ir ganando la lucha contra la enfermedad.

La investigación es necesaria puesto que permite mejorar en las ratios para hacer frente al cáncer en todos sus aspectos: diagnóstico precoz, calidad de vida, curabilidad…. Son muchas las áreas en las que se trabaja con resultados que el tiempo y la historia nos avalan que estamos mejorando y siendo más efectivos frente al cáncer.

Dra. AP: Bajo mi punto de vista uno de los principales conceptos erróneos del público general, aunque cada vez es una idea menos generalizada, es la concepción del cáncer como una única enfermedad. No se puede investigar UNA cura para el cáncer, porque el cáncer no es una única enfermedad, sino un conjunto de patologías con ciertas características en común, pero con múltiples mecanismos moleculares de acción diferentes. Y es el conjunto de mecanismos moleculares de un tipo de tumor concreto, lo que tenemos que investigar, para posteriormente poder desarrollar un tratamiento específico un programa de prevención para cada tipo de cáncer.

Actualmente ¿Hay alguna investigación o tratamiento experimental en curso que te parezca digno de destacar por su potencial importancia?

Dra. PM: Los principales avances que se han producido en investigación durante los últimos años, sin duda son aquellos que están relacionados con las terapias dirigidas a dianas moleculares del tumor y la inmunoterapia. Los logros alcanzados en estos campos están siendo los auténticos protagonistas que están revolucionando el tratamiento actual del cáncer. Estos trabajos no solo han prestado atención a los tumores más prevalentes como mama o pulmón, sino que también se han centrado en otras localizaciones menos frecuentes.

Además de la investigación médica, en estos años también se está trabajando intensamente en evidenciar las demandas y necesidades psicosociales de pacientes y familiares, identificando su percepción de calidad de vida y bienestar psicológico. Los resultados en este campo contribuyen a mejorar significativamente los cuidados recibidos a lo largo del proceso de la enfermedad y caminan sin lugar a dudas hacia una atención integral y centrada en la persona.

Nos gustaría aprovechar este espacio también para compartir un trabajo más modesto y específico por la implicación de VIU y AECC Valencia en él. Se trata de un proyecto de investigación que estamos llevando a cabo actualmente en el marco de un convenio firmado entre las dos entidades y que está financiado por la propia universidad a través de su convocatoria competitiva de ayudas a la investigación. En este estudio participa el Grupo de investigación “Psicología y Calidad de Vida” de la Universidad Internacional de Valencia y el equipo de profesionales que integra la unidad de Programas y Servicios de la Asociación Española contra el cáncer de Valencia. En términos generales, con este estudio se pretenden identificar efectos neuropsicológicos y neuroendocrinos en las supervivientes de cáncer de mama, explorando su funcionamiento cognitivo, detectando posibles alteraciones neuropsicológicas y explorando la posible relación de éstas con una serie de variables médicas entre las que se contempla el tratamiento médico recibido. Los resultados de esta investigación nos permitirán recabar información sobre los efectos de los tratamientos en la función cognitiva y diseñar acciones y programas de atención e intervención específicos que ayuden a reducir la sintomatología identificada y a mejorar la calidad de vida de esta población.

Dr. AL: La investigación en biotecnología e inmunoterapia han sido muy importantes en la lucha contra la enfermedad. Pero hay que resaltar que todos los avances, por pequeños que parezcan, son importantes, por lo que todo proyecto de investigación tiene su valor. Por ello, en AECC ponemos el foco en ayudar a jóvenes investigadores para que puedan trabajar con la tranquilidad y el respaldo necesario para desarrollar su carrera científica con proyectos que ayuden a avanzar frente a esta enfermedad.

Dra. AP: Hay que tener en cuenta que para llegar a desarrollar un nuevo tratamiento experimental tenemos que conocer muy bien el funcionamiento interno de los tumores, tanto a nivel general (características comunes) como a nivel específico (características propias de un tipo de tumor o grupo de tumores). Por lo que toda investigación en el entorno del cáncer es importante, desde la investigación básica a la clínica.

La pandemia en que nos encontramos ha demostrado el impulso que puede recibir la investigación y el desarrollo científico cuando se aúnan las voluntades políticas y económicas ¿Crees que se podría dar un caso similar en el caso de la investigación en cáncer? ¿Si es así, por qué no se ha dado ya?

Dr. AL: Es fundamental que tanto las entidades públicas como privadas pongan el foco en la investigación contra esta enfermedad y se amplíen los esfuerzos, tanto económicos como materiales, para combatir el cáncer. Cuanto más recursos se pongan más resultados obtendremos. En España se ha invertido en cáncer 1.555 millones de euros entre 2007 y 2017, que vienen a ser 150 millones de euros anuales, lo que equivaldría a unos 9 kilómetros de AVE. Una cifra muy baja para todo lo que supone avanzar contra esta enfermedad, porque todos estos proyectos que mejoran la lucha contra la enfermedad tienen un retorno económico al momento.

Desde su creación, AECC ha puesto como uno de los focos de su estrategia la investigación. Es algo que reclamamos hace ya 50 años cuando nos constituimos y que no vamos a dejar de llamar la atención ahora. Vamos a continuar haciendo un llamamiento al conjunto de la sociedad para aunar voluntades para incrementar los recursos a la investigación contra el cáncer. Y lo que también es importante, este llamamiento lo tenemos que hacer para que todos los tumores sean investigados y todos los pacientes tengan acceso a los resultados.

¿Qué se puede hacer desde lo individual para apoyar la investigación en cáncer? ¿y qué hace falta a nivel de instituciones?

Dra. PM: Si queremos seguir avanzando en la lucha contra esta enfermedad, hace falta investigar. Y para investigar hacen falta fondos tanto públicos como privados.

En nuestro país, desde la crisis económica, se han reducido significativamente los fondos públicos destinados a investigar sobre cáncer. Esto supone que muchas líneas de investigación se hayan visto interrumpidas y también que investigadores de diferentes disciplinas decidan buscar oportunidades donde desarrollar sus trabajos fuera de nuestro país. Es importante que se recupere la inversión pública en investigación si queremos seguir avanzando en la lucha contra el cáncer y queremos seguir mejorando en la calidad de vida y supervivencia de las personas que son diagnosticadas de esta enfermedad.

En nuestra universidad, por ejemplo, los alumnos de Grado y Máster pertenecientes a la Facultad de Ciencias de la Salud tienen la oportunidad de desarrollar sus Trabajos Fin de Título en esta temática. Esto les permite dar sus primeros pasos en el mundo de la investigación, compartir sus ideas con el personal experto y miembros de los grupos de investigación de la universidad y, en definitiva, aportar su granito de arena a este campo de estudio. En algunas ocasiones, estos trabajos han sido compartidos en foros científico-profesionales de ámbito nacional e internacional.

Dr. AL: En AECC llevamos 50 años impulsando la investigación en cáncer en España consciente de su importancia para avanzar en la lucha contra esta enfermedad y trabaja para que todas las personas puedan acceder a los resultados en investigación. Actualmente, tenemos más de 1.000 investigadores que participan en 401 proyectos que reciben ayudas de la AECC por un total de 79 millones de euros.

El papel de asociaciones como la nuestra es esencial para apoyar estos proyectos tanto económicamente como con recursos, pero también para visualizar las investigaciones y hacer un llamamiento a la sociedad de la importancia de respaldar estas iniciativas.