La Dra. Iraida Delhom, Directora del Maestría Oficial en Gerontología y Atención Centrada en la Persona de la Universidad Internacional de Valencia, ha publicado un artículo de opinión en el portal especializado www.news3edad.com sobre las personas mayores y el tratamiento que reciben en el contexto de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus.

En el artículo la Dra Delhom afirma que en el contexto actual están “aflorando múltiples iniciativas dirigidas a ayudar a nuestros mayores. Sin embargo, no debemos olvidarnos de ellos cuando todo esto pase. De hecho, la situación actual está haciendo explícitas muchas ideas a las que es necesario prestar atención para que no caigan en el olvido cuando todo vuelva a la normalidad.”

Respecto a la naturaleza de estas ideas, señala “En esta situación (posiblemente de manera involuntaria) afloran múltiples ideas edadistas que, desafortunadamente, nos vienen demasiado arraigadas. Todos habremos escuchado con un alivio preocupante aquello de: “solamente personas con patologías previas, inmunodeprimidas o mayores de 75 tienen un riesgo elevado de muerte”. Ojo, solamente…Como si por ser mayor de “x” edad el derecho a la vida fuese menos derecho."

También destaca la situación de aquellos mayores que se encuentran en centros residenciales, indicando que “Evidentemente, la situación de vulnerabilidad es mayor en estos casos y pese a que la salud de estas personas y sus cuidadores es la máxima prioridad, no debemos olvidar tampoco sus deseos en virtud de su calidad de vida.” Y que “¿Alguien se ha planteado las necesidades de la persona mayor? ¿Alguien le ha preguntado con quién quiere hablar? ¿Alguien se ha parado a pensar en lo que la persona mayor desea? Desafortunadamente, seguimos dando por supuestas sus necesidades. Seguimos conociendo mejor que ellos lo que les conviene. Seguimos decidiendo por ellos, sin preguntar.”

Frente a esta problemática, la Dra. Delhom expone los beneficios del modelo de Atención Centrada en la Persona, un enfoque que se basa “en que las intervenciones en centros y servicios de mayores se orientan a la persona como eje central de la organización. Este modelo integra distintas maneras de entender y organizar la acción profesional, persiguiendo la mejora en la calidad de vida de las personas, estipulando como objetivo y prioridad principal de la actuación profesional promover la autonomía y el bienestar de la persona mayor. Autonomía y bienestar en los cuales la persona mayor decide, elige, opina y participa de su propio cuidado.”

Concluye señalando que, si bien “Este es un enfoque principalmente dirigido a la gestión de centros residenciales, sin embargo, en mi opinión, debería ser más la moldura de las gafas a través de las cuales deberíamos ver a nuestros mayores, siempre.”

Puedes leer el artículo completo AQUI