Selecciona tu país

Los expertos apuestan por la integración curricular de los medios audiovisuales y una dieta tecnológica que contemple periodos de completa abstinencia digital y desconexión tecnológica. Más cuando, en 2015, España encabeza el uso de redes sociales a nivel mundial, y los vídeos multidispositivo se han convertido en el producto que mayor tráfico genera en Internet.

La actual sobreexposición a ingente caudal de información obliga a racionalizar el consumo tecnológico. Lo que, en algunos casos, implicaría incluso racionarlo hasta el punto de programar periodos de absoluta desconexión. El principal objetivo de esta práctica pasa por optimizar el posterior uso de soportes tecnológicos y que se humanice la conectividad mediada por los mismos. Para ello se apuesta por recuperar la concepción clásica del ocio, de la familia y de todo tipo de interacción personal.

Conocida esta situación, la Organización de Naciones Unidas (UNESCO, 2014) ha publicado la Orientación Normativa Estratégica de la Alfabetización Mediática e Informacional dirigida a tres frentes de actuación: establecer un marco de referencia común para el desarrollo de estrategias nacionales en esta materia; facilitar políticas que regulen los contenidos de los medios de comunicación y proporcionar (a la comunidad educativa) una propuesta curricular ya desarrollada. Líneas de actuación que quedarán descritas en este informe recopilatorio a cargo de la Dra. Mª Dolores Moreno Rodríguez, Coordinadora de la Carrera de Educación Infantil de la Universidad Internacional de Valencia (VIU).