Selecciona tu país

La mayoría de las empresas entienden la importancia de ser capaces de analizar sus datos para entender mejor lo que está sucediendo en su negocio y para ayudar a decidir qué pueden hacer a continuación. Sin embargo, muchas de estas empresas sólo son capaces de arañar la superficie de lo que sería posible conseguir utilizando bien alguna de las herramientas BI que existen en el mercado.

Y algunas veces la razón no es que no dispongan de una de estas herramientas BI. Lo que ocurre es que muchas veces no son capaces de configurarla bien y sacarle partido.

Las integrantes de la nueva generación de herramientas BI son ágiles, basadas en la nube, fáciles de usar y con potentes capacidades de visualización de datos, pero siguen teniendo un problema. La toma de datos en bruto de múltiples sistemas dispares, mezclarlos y convertirlos en algo que pueda ser visualizado de forma fiable para que podamos utilizarlo como base para las decisiones diarias de la empresa no es una tarea sencilla. El volumen y la variedad de datos aumentan constantemente. Los equipos comerciales utilizan un gran número de diferentes aplicaciones para recopilar datos de un número aparentemente interminable de puntos de contacto con clientes.

Así que, teniendo en cuenta todas estas dificultades posibles, ¿cuál es la mejor forma para decidir cuál me conviene, de entre todas las herramientas BI disponibles? Estas son algunas claves que puedes utilizar.

 

Descarga nuestra guía gratuita: Formación en tecnología: Conoce las disciplinas que seguirán demandando profesionales tras la cuarta revolución industrial

 

Debes involucrar al equipo que la va a utilizar

No importa cuál sea la herramienta que elijas, tendrás que tener a alguien en tu equipo que comprenda los objetivos de negocio de la compañía, así como sus datos, con el fin de elegir la herramienta adecuada desde el primer momento y ayudar a hacer la preparación de datos más tarde. Asegúrate de que la persona está involucrada en la evaluación de la herramienta de BI que tiene previsto utilizar.

 

No te bases sólo en el precio

Los costes de un proyecto de BI pueden variar mucho dependiendo de lo que se busca alcanzar y el nivel de habilidades de análisis de datos que tienen los usuarios. Algunas empresas están más adelantadas que otras y lo que podría parecer caro al principio puede resultar más rentable.

 

Mira más allá de las herramientas de visualización

Unos bonitos cuadros de mando son el producto final de la preparación de los datos. Algunos de esos gráficos de burbujas parecen impresionantes, pero si los datos están mal o no se pueden entender, los resultados son inútiles. Si se tarda semanas para construir cada gráfico o no se pueden desmenuzar los datos subyacentes fácilmente, lo dejarás y volverás de nuevo al mundo de las hojas de cálculo. Es muy fácil dejarse seducir por un conjunto de cuadros de mando que te enseñan en una demo, pero la pregunta importante es ¿cómo llegaron allí?

 

Elige una única plataforma de BI para todos los procesos de tu empresa

Es mucho mejor comprar una plataforma flexible de uso general con una experiencia de usuario única y cohesiva, que tratar de utilizar soluciones puntuales para cada área individual de tu negocio o para reconstruir una solución mediante una combinación de diferentes herramientas BI. Utilizar múltiples aplicaciones reducirá la agilidad y aumentará los costes. Menos aplicaciones es generalmente mejor.

 

Empieza pequeño

Elige herramientas que sean lo suficientemente flexibles para que comiences tu solución de análisis de forma pequeña y que puedas ir creciendo incrementalmente. Seguro que no quieres tener que reconstruir tu modelo de datos desde cero cada vez que se agrega una nueva fuente de datos. Tampoco quieres responder a todas las preguntas posibles acerca de futuros negocios con un proyecto de BI que lo abarque todo. Simplemente eso no va a funcionar, y pasarás todo el tiempo tratando de hacer que funcione. Busca resultados rápidos. Si vas a tardar tres meses o más en poner una solución en marcha, entonces o bien las herramientas BI que has seleccionado son demasiado complejas o tu proyecto es demasiado grande. Seguramente son las dos cosas.

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia