Las nuevas tecnologías tienen diversas aplicaciones en nuestra vida diaria y también en áreas de la salud como la psicología clínica. Las TICs se pueden aplicar en la investigación, evaluación y tratamiento en relación a la psicología clínica, veamos cómo.

Vivimos en un mundo conectado, en el que utilizamos numerosos dispositivos y herramientas que nos facilitan muchas tareas como: los smarphones, los ordenadores, los Ipad etc., pero sin duda ha sido la existencia de internet la que ha revolucionado nuestra forma de vivir.

Descarga nuestra guía gratuita: Las áreas de la psicología y la aplicación de las nuevas tecnologías

 

Internet y la psicología clínica

Internet tiene multitud de aplicaciones respecto a la psicología clínica:

  • Permite a las personas interesadas en esta área de conocimiento buscar información, consultar estudios especializados, conocer nuevas investigaciones y, en definitiva, informarse.
  • La aparición de internet supuso la posibilidad de atender a pacientes por parte de los psicólogos clínicos a distancia. Esto permite que muchas personas que hasta ahora no tenían acceso a ningún tratamiento psicológico por problemas de movilidad o por vivir en lugares aislados, ahora tengan la oportunidad de acceder a psicólogos online.
  • La formación de los psicólogos también se ha visto favorecida por el uso de internet ya que se puede realizar un grado o un máster en psicología online sin necesidad de desplazarse o de asistir a clases presenciales.
  • La existencia de las redes sociales o de buscadores como Google ofrecen la posibilidad de realizar estudios masivos para conocer más de cerca los trastornos psicológicos que existen en la actualidad y tomar medidas.

Todos estos aspectos han cambiado la forma de trabajar de los psicólogos clínicos que se han tenido que adaptar a un mundo mucho más conectado e informado.

 

Realidad aumentada y realidad virtual

Estas dos tecnologías se han aplicado en numerosos ámbitos y desde hace unos años también en la psicología clínica. La realidad aumentada supone introducir elementos virtuales en un mundo real y la realidad virtual crea un lugar en el ciberespacio en el que es posible actuar con objetos y personas.

La realidad virtual ha sido utilizada en trastornos relacionados con la ansiedad, puesto que permite una exposición gradual del paciente y éste, al saber que no es real, se siente más tranquilo y supera mejor sus miedos. La realidad virtual también se ha utilizado en el tratamiento de la anorexia o bulimia nerviosa ya que el paciente tiene la oportunidad de moverse y actuar en un entorno seguro.

Por otra parte, la realidad aumentada se ha utilizado en el tratamiento de fobias, como algunas fobias a insectos. El paciente ve el mundo real en el que se introduce poco a poco el insecto al que teme y el terapeuta controla el número, tamaño y movimiento de los insectos.

La importancia de las nuevas tecnologías debe ser considerada por los psicólogos clínicos si desean adaptarse a un mundo cada vez más cambiante. El uso de las tecnologías, como las que hemos visto, seguirá avanzando con el objetivo de que la investigación, la evaluación y el tratamiento de los trastornos psicológicos, evolucione y mejore.

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia