• El descubrimiento fue realizado durante las prácticas observacionales en remoto que los estudiantes realizan en observatorios junto a investigadores.
  • Se trata de una demostración de la importancia que tienen este tipo de prácticas, que emulan una forma de trabajar muy habitual en la investigación en astronomía.

 

La Maestría Universitaria en Astronomía y Astrofísica de la Universidad Internacional de Valencia destaca, entre otros muchos aspectos diferenciales, por ofrecer a sus estudiantes prácticas nocturnas a distancia en observatorios astronómicos, en las que pueden trabajar junto a investigadores en tareas reales. Precisamente en una de esas sesiones de prácticas un grupo de estudiantes del máster ha realizado un significativo hallazgo: el descubrimiento de una nueva estrella variable de tipo EA+BY.

La estrella fue detectada por el grupo de estudiantes integrado por Paula García, Carlos Barciela, Carlos Morales Socorro, Luis Ossa y Amadeo González Castro. La tutora del grupo es Olga Zamora. Para conocer un poco más sobre este descubrimiento nos pusimos en contacto con Amadeo González.

Respecto al objeto celeste descubierto, González explica que se trata de “una estrella cuyo brillo varía a lo largo del tiempo. Existen varios tipos de estrellas variables. En nuestro caso, descubrimos una estrella variable de tipo eclipsante; esto quiere decir que la estrella variable realmente son dos estrellas orbitándose mutuamente, de modo que, desde nuestro punto de vista (en la Tierra), cada estrella “pasa por delante de la otra” de forma periódica, oscureciendo parcialmente el brillo total emitido por ambas estrellas.” Aunque se trata de un hallazgo reseñable, Amadeo González opina que “La relevancia del hallazgo radica principalmente en el hecho de que se llevó a cabo por alumnos en etapas de formación.” y que “ahora que la estrella variable está registrada en una base de datos como el VSX, puede ser el objetivo de futuros estudios más profundos, que sí den lugar a resultados de una mayor relevancia.”

Sobre las prácticas observacionales durante las cuales realizaron el descubrimiento, González explica que “el objetivo de las prácticas observacionales de la VIU es permitir a los estudiantes realizar una observación astronómica completa (bajo supervisión); desde la preparación de las observaciones, la adquisición, reducción y el posterior análisis e interpretación de los datos. Estas observaciones se realizan de forma remota (on-line) en grupos de 6 personas y durante tres noches completas de observación.”

Además, sobre el valor que las prácticas proporcionan a los estudiantes afirma que “el valor para el alumnado es múltiple. Permite al estudiante realizar sus propias observaciones y analizar los datos obtenidos reales. Ayuda a familiarizarse con las técnicas de observación y de análisis actuales. Permite aplicar los conocimientos teóricos adquiridos durante el curso a un caso real. Fomenta el trabajo en equipo desde la distancia, muy habitual en el mundo de la investigación. Además, en nuestro caso, ha sido la puerta de acceso a una participación en un encuentro científico de relevancia (SEA), en el que los resultados pudieron ser compartidos con la comunidad científica. Sin duda es una asignatura que deja huella.”