Hace referencia al conjunto de acciones que lleva a cabo un individuo y que tienen como objetivo acompañar a otras personas a conseguir sus objetivos, potenciando sus habilidades y aportando recursos para superar sus limitaciones en el ámbito formativo.

De esta manera podemos decir que el coaching no consiste únicamente en enseñar, sino en poner todas las facilidades posibles para que la persona orientada sea capaz de aprender por su propio pie. Las nuevas tecnologías han puesto el conocimiento al alcance de cualquier persona. El reto principal de los formadores será asesorar a todos sus alumnos sobre el tipo de conocimiento que les conviene utilizar para cumplir de esta manera con sus objetivos.

El coaching educativo está más centrado en la mejora del rendimiento que en la simple transmisión de información. El coach destierra del vocabulario del alumno la palabra “obligación” y la cambia por “implicación”, “compromiso” y “responsabilidad personal”.

En el coaching educativo será muy importante escuchar al alumno y estar muy atento al feedback que nos dé. El propio alumno será quién nos dará las claves de por dónde tenemos que incidir más y establecerá por dónde tienen que ir nuestras orientaciones y consejos.

En función del público al que vaya dirigido el coaching tenemos tres niveles:

  • Dirección del centro: Tiene como principal misión ofrecer a los directivos herramientas ejecutivas.
  • Docentes y claustro de profesores: Pretende lograr que estos mejoren el proceso de enseñanza, el trabajo en equipo y que adquieran habilidades de comunicación.
  • Alumnos: Su objetivo es que estos tomen conciencia del proceso de aprendizaje y lo encaren en una dirección y trabajen en equipo, sepan gestionar conflictos y emociones, etc.

 

 

El mejor libro de coaching

Si queremos profundizar en el tema del coaching una de las mejores recomendaciones que podemos dar es la obra de John Whitmore “Coaching. El método para mejorar el rendimiento de las personas”. Es un manual que nos permitirá aprender el arte de la buena gestión y nos ayudará a comprender su importancia para liberar el potencial de las personas e incrementar al máximo su rendimiento.

Según Whitmore, uno de los mejores coach del mundo, el coaching “no es una técnica que deba aplicarse de una manera rígida en determinadas circunstancias, sino una manera de dirigir; de tratar a las personas, una manera de pensar y de ser”.
Es una versión revisada y ampliada de un texto que ya es todo un clásico en la materia. Además, en esta obra el autor explora también la búsqueda del sentido y de los objetivos personales en el trabajo, la cultura y los valores empresariales.

Gracias a este libro, podremos mejorar el rendimiento de las personas que estén a nuestro cargo mediante la formulación de preguntas efectivas que les posibiliten aumentar la conciencia y su responsabilidad como empleados.

El coaching educativo es sin duda fundamental para todo aquél que tenga un equipo bajo su responsabilidad y que necesite mejorar su capacitación para conseguir así resultados más rentables para su organización.

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia