“El conflicto es inherente al ser humano”, una de las expresiones más utilizadas por aquellos que dedican su vida a la Mediación. Esto implica que surgirán desacuerdos en todos los entornos en los que haya humanos, y es por esto que existen distintos tipos de Mediación que se adaptan a cada contexto. En esta ocasión nos centraremos en la Mediación Escolar, y en concreto aquella en la que un equipo de Mediación forma a los propios alumnos para que se conviertan en los Mediadores de los conflictos de sus compañeros.

Como todo fenómeno, la Mediación Escolar se analiza y se estudia por adultos, que proponen una versión científica de los resultados de un proyecto o programa. Todo esto nos da una información valiosísima de aquello que mejora la vida de los alumnos y de qué aspectos hemos de mejorar. Pero… ¿Qué piensan los verdaderos protagonistas de la Mediación Escolar? ¿Qué es aquello que no vemos? o lo que es lo mismo ¿Qué piensan los niños?

Para resolver estas incógnitas, recibimos la ayuda de alumnos mediadores que nos responden a la pregunta ¿Qué es la mediación para ti, y qué te ha aportado?

“La mediación para mi es… una cosa en el que nos damos cuenta de que los problemas se solucionan hablando. Y se pueden solucionar tranquilamente. Es importante porque ayudamos a los demás y eso me gusta. Además me da seguridad para confiar en mis compañeros para ayudar a los demás” Julia

En esta ocasión, Julia destaca la vía alternativa a la resolución de conflictos: el diálogo. Además propone la emocionalidad en la que mejor se puede llegar a un acuerdo: la tranquilidad. Estos conceptos previamente se contemplaban rara vez a la hora de resolver un conflicto, pues se hacía desde el enfado, o incluso la violencia. Además, comenta un aspecto vital que ocurre en el momento en el que pasan a ser mediadores, y es que dejan de ser alumnos individuales, convirtiéndose en un equipo que se coordina y apoya entre sí, potenciando la visión positiva con respecto a la inclusión y confianza hacia los demás, para alcanzar el objetivo común de ayudar a los demás

“La mediación nos ayuda a comprender a los demás, y me ha aportado la tranquilidad de saber que podemos ayudar a los demás” Nayara

 

Nayara comenta que la mediación no consiste en realizar un problema de matemáticas, en el que hacemos malabares con los datos obtenidos, sino que su importancia reside en el entendimiento de las personas que se sientan frente a nosotros para que les ayudemos, desde el conflicto cotidiano e “irrelevante” hasta la pesadilla que es tener miedo a perder a  tu mejor amigo.

“Yo creo que la mediación es una forma pacífica para solucionar los conflictos, y creo que es importante porque si la ponemos en práctica, yo creo que cada vez habrá menos conflictos y la gente será más comprensiva. Además me ha dado más seguridad, comprensividad y responsabilidad” Darius

Trabajar en prevención, y plantar la semilla de la comprensión, buscar un cambio no solo entre las partes, sino una cultura de paz y respeto, que previene los conflictos, ayuda a la visualización de los mismos, da alternativas a su resolución y mejora la calidad de vida de los estudiantes. Darius logra integrar el trasfondo de un proceso de mediación en sus palabras, con una visión más global y positiva sobre el futuro de sus compañeros, incluyendo además la visión concreta e individual de las características personales que ha logrado desarrollar.

“Me ha ayudado mucho, ya que me ha ayudado a resolver problemas que pensaba que eran demasiado difíciles como para que un alumno de sexto los pudiera resolver. Creo que cuando hay un conflicto entre dos o más personas, la mejor manera de resolverlo es llevarlos a mediación a que ellos, puedan, resolver el conflicto y poner una solución” Miguel

Por suerte no es el caso de todos los docentes, pero aun así existe un elevado número de profesionales poco habilidosos en la gestión de conflictos, lo cual se une con el hecho de que el centro escolar es un entorno en el que los profesores son los jueces que utilizan su poder  para “resolver” los conflictos de los alumnos. Tristemente, este colectivo, (que insistimos por suerte no es la mayoría, ya que muchos de ellos se dejan la piel con sus alumnos) dentro de los docentes lo hace con castigos y obligando a los niños a pedirse perdón y darse la mano, lo cual puede incluso generar una escalada de conflicto. Sin embargo, en los centros que cuentan con proyectos de Mediación Escolar los alumnos agradecen adquirir el derecho y poder de decisión en su propia vida dentro de las capacidades esperables por su momento madurativo y siempre acompañados por un mediador profesional: “es mi conflicto, son mis sentimientos, son mis amigos, nosotros decidiremos como solucionarlo”

El rol de los educadores entonces sería el de enseñarles las herramientas necesarias para resolver conflictos para que sepan que son los protagonistas de sus vidas, sus héroes y villanos, y que la relación que mantengan con los demás y ellos mismos, depende de cómo quieran actuar.

“Me ha ayudado a dejar atrás algunos problemas que yo veía, porque yo casi nunca he estado en un problema, entonces cuando los veía los dejaba de lado. En cambio ahora cuando veo esos problemas, intento que no vayan a más” Miguel

No solo conseguimos que el nivel de empatía e implicación de los alumnos se desarrolle de manera positiva, sino que además son conscientes de este hecho. Esto crea en ellos una acertada sensación de superación y mejora personal que les anima todavía más a participar activamente en el proyecto; lo cual a su vez logra mejores resultados en los mediadores, con lo cual nos encontramos ante una situación de retroalimentación en la que, con ayuda de los profesionales en mediación escolar, los alumnos desarrollan sus capacidades de manera exponencial. Aquí cabe destacar que no existe mejor mediador que aquel que conoce sus propias limitaciones y puntos fuertes, y en consecuencia las corrige o fomenta.

 

La magia de este tipo de mediación se encuentra precisamente en sus protagonistas, los alumnos y alumnas de los centros escolares, puesto que aportan una visión inesperada de la realidad que los adultos encasillamos, ayudándonos a transformar las escuelas y sus propias vidas en un entorno de diálogo, respeto y comprensión. Es decir, que la mediación traspase las puertas del centro y lleven estos valores a su día a día.

Únicamente escuchando a los protagonistas podemos entender la mediación escolar en su totalidad, ya que ellos son los que la viven desde una perspectiva libre de prejuicios, y con una visión distinta y pura.

A continuación se muestra un vídeo de animación en el que se incentiva a alumnos y profesores a unirse a la Mediación escolar, esperamos que cautive también al lector.

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA

TORREGO, J.C. (2001).  Mediación de conflictos en Instituciones Educativas. Manual para la formación de mediadores. 2.ª ed. Madrid. Ed. Narcea.

Cornejo, Rodrigo, & Redondo, Jesús M. (2001). El clima escolar percibido por los alumnos de enseñanza media: Una investigación en algunos liceos de la Región Metropolitana. Ultima década, 9(15), 11-52. https://dx.doi.org/10.4067/S0718-22362001000200002

Haro, M.D. (2011). Soy mediador. Soy mediadora. Valencia. ED. Llorens. Servicios Gráficos

Autor

Jesús Escrivá Cámara

Profesor del Máster Universitario en Mediación y Gestión del Conflicto y del Máster Universitario en Formación del Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato, Formación Profesional y Enseñanza de Idiomas