Selecciona tu país

El tema de la violencia en las aulas es uno de los problemas que más preocupan dentro de la enseñanza. Aunque en España es una cuestión bastante controlada, sobre todo si se la compara con otros países, lo cierto es que en los últimos años algunas noticias de fuerte impacto aparecidas en los medios de comunicación han colocado el debate en primera línea, tanto en el entorno académico como en la sociedad en general.

¿Qué es la violencia escolar?

Existe una tendencia a generalizar el problema, lo que puede llevar a ciertas confusiones e incluso a formas erróneas de afrontarlo. No se debería incluir dentro de la misma categoría un insulto o una falta leve de comportamiento, que un acto de vandalismo o una agresión física. También habría que distinguir entre una pequeña pelea esporádica y que ya no se vuelve a repetir entre dos chicos (es decir, entre iguales) que una agresión a una víctima en inferioridad de condiciones numérica o por presión psicológica (ya que en este caso se trataría de acoso escolar o bullying).

 

Comportamientos violentos en el entorno escolar

Podemos distinguir entre cuatro tipos de de comportamiento que alteran la convivencia dentro de una clase.

Interrupción constante del desarrollo de la clase

Es habitual que en cada curso escolar haya dos o tres alumnos que se dedican a interrumpir constantemente el normal desarrollo de la clase con bromas, chistes, preguntas fuera de lugar, etc. Aunque no puede considerarse violencia explícita sí pueden llegar a suponer una situación de acoso psicológico contra el profesor. Por otra parte, es conveniente ejercer una vigilancia y control con los alumnos que presentan este tipo de comportamiento, ya que algunos de ellos pueden proyectar estas actitudes incívicas fuera de la clase en forma de violencia o acoso contra otros compañeros.

Maltrato psicológico entre compañeros

Burlas, insultos, bromas de mal gusto y, en casos extremos acoso continuado de un grupo (agresores) contra un mismo alumno (víctima), lo que se conoce como bullying psicológico o bullying social. Es un tipo de violencia que se suele dar entre compañeros, aunque también existen casos donde un profesor se convierte en la víctima. Sus consecuencias psicológicas puede ser graves, por lo que es una tipo de conducta muy dañina que es preciso detectar y atajar a tiempo.

np-salud-mental

Violencia física

Muchas veces en combinación con el acoso psicológico llega la violencia física en forma de bofetadas, empujones, puñetazos y hasta palizas. Cuando se convierte en un acoso constante contra una misma víctima se considera bullying físico, una acción totalmente indeseable sobre la que hay que actuar con contundencia a nivel educativo y, llegado el caso, penal. En los casos más graves de bullying físico se suelen dar también situaciones de robo o destrucción de pertenencias e incluso acoso sexual.

Causas del acoso escolar o bullying

Las causas del bullying son muchas y heterogéneas: desde cuestiones inherentes a la personalidad de los agresores e instigadores a cuestiones relacionas con el entorno familiar y social: familias desestructuradas o con antecedentes violentos, marginación o sensación de marginación, pobreza, bandas juveniles, exaltación de la violencia en los medios de comunicación, etc. Al tratarse de un problema donde intervienen distintos factores, la solución del bullying se debe abordar, por un lado, a través de la intervención rápida, directa y contundente para detectar y atajar actos de violencia que ya se están produciendo pero, por otro, es preciso trabajar más a largo plazo en factores como la educación en valores democráticos y de diálogo y consenso, así como solucionar problemas de marginalidad y entornos sociales negativos y evitar los estímulos inadecuados por parte de los medios de comunicación y la sociedad en general.

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia