Selecciona tu país

Monitorizar los sistemas y la red en general que tengamos instalada en nuestra organización es uno de los aspectos en los que más tenemos que concentrarnos en el día a día del departamento informático. Para lograrlo de una manera exitosa es conveniente que hagamos uso de las mejores herramientas de monitorización, aquellas que son capaces de ofrecernos un rendimiento elevado con rapidez y seguridad a partes iguales. Si bien en este sentido hay muchos programas entre los que se puede elegir para satisfacer esta necesidad, en nuestro caso nos vamos a enfocar en una serie de recomendaciones específicas formada por las siguientes:

  • Pandora FMS
  • Nagios
  • Zenoss

 

Pandora FMS

En el mundo de la informática, la seguridad y las redes se suelen dar pocos casos de la existencia de herramientas fundamentales que sean el recurso principal de la mayoría de usuarios. No hay tanto monopolio como se pueda creer y en realidad a diario aparecen nuevas herramientas de código abierto que sorprenden por sus posibilidades y que consiguen llegar lejos en poco tiempo.

Descarga nuestra guía gratuita: Lo que debes saber si quieres estudiar informática

No obstante, hay excepciones, como ocurre en el caso de la monitorización. En este campo específico nos encontramos con Pandora FMS, que dispone de una fuerza enorme y de una flexibilidad que la convierte en la herramienta más usada entre los profesionales.

Sus posibilidades nos dan la capacidad de llevar a cabo una monitorización extrema de una cantidad superior a diez mil nodos, con todo lo que eso implica en el trabajo diario. La cobertura de la red no tiene ningún tipo de limitación, ni letra pequeña ni aspecto que termine dándonos un dolor de cabeza por pequeño que sea. Esta monitorización la podemos expandir no solo a la red principal, sino también a las herramientas y aplicaciones que utilizamos, así como a los servidores, sin importar si estos están disponibles de manera remota o a través de otras vías.

Podríamos resumir lo mejor de Pandora diciendo lo siguiente:

  • Flexibilidad y cobertura casi sin límites
  • Arquitectura original y exclusiva que no depende de nadie
  • Se integra sin ningún obstáculo con dispositivos móviles para un acceso remoto simplificado
  • Buen escáner interno para tener la red siempre controlada

 

Nagios

En sus tiempos no había otro uso en monitorización de redes que no partiera de Nagios. Era lo obligatorio, la única opción en realidad y la que sabías que funcionaba siempre a pleno potencial. Pero Internet es un organismo vivo que cada día evoluciona, muta y cambia para dar respuesta a las necesidades de los usuarios. A cada necesidad que se produce alguien proporciona una respuesta. Y en el sector de la monitorización de redes hubo un momento en el que Nagios era tan habitual, tan estándar y tan normal, que era lógico que llegaran nuevos contendientes. Fue entonces cuando su fama comenzó a caer y pasó de ser la número uno a una vieja gloria que seguía rindiendo bien, pero a la que le faltaba potencial para crear interés.

A día de hoy sigue siendo una herramienta de confianza, un software en el cual se puede depositar nuestra atención si no queremos sorpresas. Hay mejores opciones, pero ¿tan sólidas como un programa que lleva más de 20 años en funcionamiento? Eso es algo difícil de encontrar. Algunas de sus grandes características incluyen:

  • Es un sistema muy estandarizado y con gran soporte
  • Toneladas de plugins disponibles para personalizar su uso
  • Configuración manual de una flexibilidad difícilmente superable

 

Zenoss

Lo que nos gusta de Zenoss es el enfoque de negocio que le han dado sus creadores y que ayuda a entender mejor el funcionamiento y la confianza que depositamos en el programa. Su entorno de monitorización está disponible en dos versiones distintas. Una¨de ellas es de acceso gratuito y se encuentra dirigida a la amplia comunidad de expertos e informáticos que puedan necesitar un servicio como el suyo. La particularidad de esta versión es que más la podemos considerar una edición de prueba que una versión reducida.

Muchas de las funciones que consideramos imprescindibles quedan de lado, pero para acceder al contenido completo podemos optar por su versión comercial. Lo bueno de la disponibilidad de ambas versiones es que el potencial de la de pago llega muy lejos, superando en mucho a herramientas de software libres que se quedan a medio camino en muchas de sus funciones. Así que si no nos importa pagar es una opción que convence. ¿Y sus mejores aspectos?

  • Personalización aplastante con multitud de parámetros y un buen sistema para editarlo
  • Monitorización flexible de distintas plataformas

Con cualquiera de estas tres herramientas vamos a poder disfrutar de lo que necesitamos a la hora de monitorizar las redes y los sistemas en nuestra empresa.

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia