Selecciona tu país

La Dra. Gemma Ruiz Varela es Licenciada en Administración y Dirección de Empresas, Doctora en Humanidades y Ciencias Sociales, Máster Universitario en Humanidades, Máster Universitario en Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato, Formación Profesional y Enseñanza de Idiomas y Máster Interuniversitario Internacional en Educación de la Sexualidad. Es una apasionada de la educación, por lo que después de una exitosa carrera en el mundo de la banca, eligió dedicarse plenamente a la formación, ocupando numerosos puestos en diferentes instituciones universitarias. En su faceta investigadora, la Dra. Ruiz Varela ha sido directora del Centro de Apoyo a la Investigación en Ciencias Sociales (CIMEd) de la Facultad de Educación y Psicología de la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid, e Investigadora Principal del Grupo Estable de Investigación “Bienestar educativo y su relación con la felicidad”, de la misma institución. Además, ha liderado varios proyectos de Innovación entre los que destacan el Proyecto “Antropología de la educación”, y el Proyecto “Nuevas Metodologías para el Repensamiento de la asignatura de Metodología de la Investigación en Ciencias Sociales”.

Desde este septiembre pasado la Dra. Gemma Ruiz ha asumido el decanato de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad Internacional de Valencia, una posición desde la que enfrenta con ilusión la labor de seguir consolidando una de las facultades fundamentales de VIU a la vez que profundiza su labor social y su compromiso con los educadores y la mejora y progreso de la sociedad.

Para conocer un poco más a la Dra. Ruiz y las ideas y planes que tiene para la facultad que dirige, le realizamos la siguiente entrevista.

¿Nos puedes contar un poco sobre ti?  

Mi nombre es Gemma, tengo 43 años, estoy felizmente casada, soy madre de familia numerosa (13 y 10 años, y 9 meses), vivo en Madrid, me encanta el deporte y soy fanática de la nutrición saludable y real food. Profesora Superior de Música (Piano), Licenciada en Administración y Dirección de Empresas, Doctora en Humanidades y Ciencias Sociales, Máster Universitario en Humanidades, Máster Universitario en Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato, Formación Profesional y Enseñanza de Idiomas y Máster Interuniversitario Internacional en Educación de la Sexualidad. He ejercido como auditora interna de Sistemas de Garantía Interna de Calidad en ANECA, como consultora de RRHH y como Profesora Superior de Piano. A nivel académico, he centrado mi labor en el sector universitario, ocupando los puestos de Vicedecana de Gestión Académica y Calidad en la Facultad de Educación y Psicología de la Universidad Francisco de Vitoria; directora del Título Experto en Docencia Universitaria del Ateneo Evangélico Regina Apostolorum de Roma y como técnica del Área de Calidad de Educación Superior en la Fundación para el Conocimiento Madri+d.

¿Cómo nace tu vocación por la educación, la docencia y la investigación?

He sido siempre una buena estudiante, con mucha facilidad para planificar, capacidad para aprender, asimilar varias tareas a la vez…y sentía que era feliz al poner al servicio este talento y ser útil a los demás. Cuando terminé el Grado Superior en Música, comencé a trabajar en un Colegio de Madrid, impartiendo clase de Música en ESO; fue una experiencia preciosa que dejó sembrado en mí una inquietud que, durante los 12 años que trabajé en el sector bancario, nunca se apagó. Decidí estudiar un postgrado en la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid y los profesores que tuve en ese programa, algunos de ellos ahora amigos, cambiaron mi vida para siempre. Experimenté en mí, como alumna, la trascendencia que tenemos los educadores, la misión maravillosa de poder acompañar a nuestros alumnos en la búsqueda de la felicidad, de su propósito de vida y de la misión a la que están llamados a dar respuesta. Estos maestros me colocaron ante mí misma, me despertaron a hacerme preguntas, me acompañaron en las respuestas que yo misma iba descubriendo y me empujaron a tomar el camino para alcanzar mi ansiada plenitud: estaba llamada a entregar mi vida a la educación, a la docencia, a la búsqueda de la verdad. Decidí abandonar mi trabajo en banca, me matriculé en el programa de doctorado y ahí empezó todo.

¿Cómo afrontas la dirección de la Facultad de Ciencias de la Educación de VIU?

La confianza que VIU ha depositado en mí, es un regalo que acojo con la mayor gratitud posible; formar parte de la estrategia de una universidad es un privilegio y, como privilegio que es, hay que abrazarlo y asumirlo con la mayor de las responsabilidades, poniéndose al servicio con lo mejor que uno tiene y es. No hay más secreto que ponerse al servicio del proyecto al que uno se le convoca.

¿Qué objetivos se han planteado de cara a su desarrollo?

El principal objetivo que tenemos que abordar es diseñar una Facultad en la que el acompañamiento forme parte de su identidad y se convierta en punto de encuentro de la Comunidad Universitaria; este diseño debe sustentarse en un sólido modelo de gestión que sea canal para la consecución de la Misión VIU de manera sostenible.

El acompañamiento debe nutrirse de la implementación de métodos de diálogo con las humanidades, diálogo que lleva implícito la revisión de nuestra oferta formativa y su adecuación a los criterios de sostenibilidad de la Agenda 2030 para la EDS.

Esto será el abono para que podamos abordar nuestra docencia con una visión más amplia que permee en nuestras asignaturas, para ir más allá de la mera profesionalización de nuestros futuros educadores. Por ende, nuestra investigación se planteará cuestiones de fondo para incrementar su valor al dotarla de aplicación práctica para poder, a través de la transferencia del conocimiento y la tecnología, mejorar el bienestar de nuestra sociedad a través de una transformación del sistema educativo.

¿Qué es lo que más destacarías de la Facultad y de la filosofía sobre la que se estructura su propuesta?

La Facultad de Ciencias de la Educación de VIU comprende un claustro de profesores de mucha calidad, innovador y proactivo, siempre dando respuesta a las necesidades que tiene el sector educativo, con el sello diferenciador del acompañamiento, que nos permite dar la mano a nuestros alumnos para hacernos partícipes de las metas que quieren conseguir.  

Nuestro propósito, el “para qué” de nuestra Facultad, es formar educadores que descubran que ser maestro es dar respuesta a una vocación de servicio y entrega a las personas, a la sociedad, favoreciendo espacios de encuentro donde despertar los dones de sus alumnos, hacerlos brillar y así convertirse en bastón de la búsqueda de plenitud y sentido de vida.

Cada uno de nuestros alumnos es único, tiene una singularidad y una originalidad que deben manifestarse, desde la conciencia y la libertad, en su dignidad. El cultivo de esta originalidad es objeto de la educación; los alumnos demandan ejemplos de vida, espejos en los que mirarse, y debemos ser ese reflejo.

Ser educador, ser maestro, requiere que nos convirtamos en líderes educativos que entiendan que la educación es una experiencia transformadora y de progreso, y asuman el inmenso valor que tiene su labor: ser instrumentos de ese cambio.

¿Cuáles son los principales retos que va a abordar la Facultad de Ciencias de la Educación VIU?

La Facultad de Ciencias de la Educación, es punto neurálgico en la universidad, espacio que debe provocar una revolución a la que mire el resto de la comunidad universitaria.

Debemos representar nuestra vocación de servicio a la sociedad, que se traduce en la máxima conexión con la comunidad educativa y los educadores, actuales y futuros, encargados de transformarla.

Hemos de forjar una comunidad educativa entendida no como un fin sino como medio para caminar en la consecución de nuestra Misión.

¿Cuáles son las principales líneas estratégicas que va a implementar de cara al mediano y largo plazo?

Implementar métodos de diálogo entre las ciencias y las humanidades, que fomente una actitud que comprenda la relevancia de una ciencia para las demás, así como sus distintas conexiones.

Diseñar una Facultad en la que el acompañamiento forme parte de su identidad y se convierta en un punto de encuentro de la Comunidad Universitaria.

Revisar la oferta formativa de la Facultad y su adecuación a la Misión de la Universidad y a los criterios de sostenibilidad de la Agenda 2030 para la EDS.

Liderar el diseño de un modelo de gestión de Facultad que sea canal de consecución de la Misión VIU de manera sostenible.

Fortalecer la investigación de la Facultad y así contribuir a la consecución de los requerimientos para entrar en CRUE.

El sector educativo ha sido uno de los más afectados por la pandemia, ¿Cuál debe ser el papel de la Facultad dentro del contexto actual, especialmente teniendo en cuenta la experiencia que VIU tiene con la formación online?

La pandemia COVID19 ha puesto de manifiesto una realidad que ya existía en nuestro país: una brecha de oportunidades en educación que se ha acrecentado. Si bien es cierto que en nuestro país prácticamente la totalidad de los estudiantes tiene la oportunidad de acudir a clase, también lo es que no todos acuden a la escuela en las mismas condiciones, dado que muchos de ellos se ven afectados por su situación de pobreza, situación socioeconómica, cultura, etc., y está demostrado que este origen socioeconómico del alumnado, es la causa más segura de su resultado educativo.

La educación superior y particularmente, nuestra Facultad de Ciencias de la Educación VIU, tiene la responsabilidad de establecer vínculos con entidades con las que compartir el reto de la equidad educativa, de manera que podamos caminar de la mano en el sueño de conseguir un mundo en el que la igualdad de oportunidades sea una realidad.

¿Qué ventajas y particularidades tiene el ser parte de una Universidad online nativa?

Pertenecer a una Universidad 100% online nos ha permitido garantizar la continuación del proceso educativo a todos nuestros estudiantes, de manera que ninguno se viera imposibilitado por la crisis sanitaria. Esta crisis ha generado un cambio de paradigma en el sistema educativo que, si bien se ha originado de manera trágica y ha puesto en evidencia la profunda crisis que existe, ha permitido que la formación online se posicionara como la primera opción de muchos estudiantes. La ventaja competitiva que aporta la tecnología, es vital, dado que nos permite adaptarnos a entornos cambiantes de manera muy efectiva, si bien es cierto que esta tecnología debe ponerse al servicio, como en el caso de nuestra Universidad, de un proyecto más grande que trascienda a la realidad del momento.