El concepto de inteligencia empresarial, que podemos encontrar también como Business Intelligence,  implica el análisis de datos, integración de información empresarial relevante y útil en una organización y la presentación de esa información en forma amigable para ayudar a las organizaciones a tomar decisiones basándose en mejores datos.

Con la inteligencia empresarial las organizaciones disponen de una gran variedad de herramientas, aplicaciones y metodologías que les permiten recopilar datos de los sistemas internos y de fuentes externas, prepararlos para el análisis, desarrollar y ejecutar consultas en esos datos, y crear informes, cuadros de mando y visualización de datos para poder detectar acontecimientos importantes e identificar y supervisar tendencias para poder adaptarse rápidamente a los cambios en su entorno.

Algunas razones fundamentales que aconsejan la inversión en un sistema de inteligencia empresarial o business intelligence (BI) son las siguientes.

 

Descarga nuestra guía gratuita: Formación en tecnología: Conoce las disciplinas que seguirán demandando profesionales tras la cuarta revolución industrial

 

Aprendemos acerca de nuestros clientes

El software de inteligencia empresarial te puede ayudar a mejorar tu capacidad para por ejemplo analizar tendencias de compra. De esta forma puedes aprender a satisfacer mejor las necesidades de tus clientes, produciendo exactamente aquellos productos que ellos desean. Esto ayuda a mejorar la rentabilidad ya que el esfuerzo de producción se ve rápidamente compensado con compras por parte de esos valiosos clientes a los que cada vez puedes satisfacer más y mejor.

 

Con la inteligencia empresarial desaparecen las suposiciones basadas en intuición

Algunas veces, en la gestión empresarial es necesario hacer suposiciones, casi como si estuviéramos jugando a juegos de azar, y eso no debería ser así. Durante la toma de decisiones, muchas veces se apuesta por la opción que parece más probable basándose en conjeturas o intuiciones. Pero gestionar un negocio de esta forma nos descubre la realidad de que lo estamos haciendo sin tener datos integrales que nos muestren una imagen fiable de nuestra organización que nos permita tomar decisiones.  Con inteligencia empresarial conseguimos datos precisos, actualizados en tiempo real, con tendencias y previsiones que nos pueden, entonces sí, ayudar a hacer conjeturas del estilo "qué pasaría si", pero basándonos en datos reales. Por lo tanto, desaparece la necesidad de adivinar o estimar lo que puede pasar.

 

Podemos transformar los datos en información que podemos procesar

La inteligencia empresarial te ayuda a planificar la estrategia. Se trata de una herramienta analítica que te aporta toda la información necesaria, identificando tendencias dentro del conjunto de datos que tienes en los sistemas de tu organización. De esta forma puedes detectar con facilidad relaciones entre los diferentes departamentos que sin la ayuda de estas herramientas podrían pasar desapercibidas. Con un sistema de inteligencia empresarial puedes entender mucho mejor cómo los diferentes procesos afectan a la organización pudiendo detectar oportunidades que te permiten planificar un futuro exitoso.

 

Desarrolla la eficiencia

Muchas organizaciones gastan enormes cantidades de tiempo buscando información dentro de sus diferentes fuentes de datos para conseguir una comprensión más profunda de su negocio. Cuando la encuentran todavía tienen que convertirla, fusionarla, crear informes para presentar dichos datos, compartirlos, comunicar sus opiniones al respecto y discutirlos si es necesario. Si dispones de un sistema de inteligencia empresarial, todos los datos necesarios proviene de una única fuente y puedes acceder a ella desde un panel de control y convertirlos en un informe. Esto ahorra mucho tiempo y energía, eliminando además ineficiencias del proceso. La productividad aumenta, ahorras tiempo y mejoras la precisión y utilidad de los datos.

 

Conclusión

Para aprovechar todas las ventajas de un sistema de inteligencia empresarial, debes asegurarte de invertir también en personal de inteligencia empresarial especializado y software diseñado para la eficiencia analítica y la accesibilidad. También debes asegurarte de que el sistema que elijas puede analizar tanto el contenido como el contexto de los datos.

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia