La respuesta a qué estudia la psicología es tan diversa como corrientes psicológicas hay.  Si algo ha caracterizado a esta ciencia es su diversidad teórica y metodológica, que a la par de ponerla en cuestionamiento en muchas ocasiones, también la ha dotado de una riqueza que es el reflejo de la propia diversidad humana a la que se enfrenta.

Pero en fin, ¿qué estudia la psicología? Empecemos por ahí.

Descarga nuestra guía gratuita: Las áreas de la psicología y la aplicación de las nuevas tecnologías

 

Qué estudia la psicología

Después de décadas de debate parece haberse instaurado cierto equilibrio en considerar que la psicología estudia el comportamiento del ser humano en su relación con el entorno.

Un psicólogo se ocupa de estudiar, por ejemplo:

  • Qué factores provocan sufrimiento a las personas y llegan a enfermarlas
  • Cómo evitar que las personas desarrollen enfermedades de salud mental
  • Tratamientos más efectivos para los trastornos psicoemocionales
  • La optimización de procesos donde interviene directamente el ser humano, como los procesos que tienen lugar en las empresas o los de enseñanza-aprendizaje
  • Las condiciones y habilidades mentales de una persona en función de los requerimientos de una actividad, como la conducción

Con el avance acelerado de las nuevas tecnologías ¿A cambiado lo que estudia la psicología?

 

El objeto de estudio de la psicología es el mismo, pero sus problemáticas han cambiado

Pues no, la psicología sigue estudiando el comportamiento del hombre y su relación con el medio, solo que este medio si está en constante cambio, algo que es natural a la historia del ser humano como especie.

Las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones han supuesto para la psicología el surgimiento de nuevas incógnitas, instrumentos y hasta novedosas formas de interacción con nuestro cliente, pero en el centro de todo sigue el ser humano y lo que le rodea.

 

Algunos cambios que está provocando la tecnología en la psicología

Centrémonos ahora en cambios concretos que la tecnología está produciendo en el campo psicológico. Por ejemplo:

  • Surgimiento de nuevos trastornos asociados al uso de dispositivos y servicios tecnológicos. La adicción a Internet, o más específicament; a las redes sociales, juegos online o cibersexo, está llevando a la consulta del psicólogo cada vez a más personas. Toca adaptar las terapias psicológicas a esta realidad.
  • Nuevas formas de interacción cliente/paciente-terapeuta. Cada vez son más los profesionales de la psicología que se animan a ofrecer sus servicios a través de medios como las videollamas, correo electrónico o chat.
  • Creación de terapias digitales totalmente autoadministradas. Una tendencia en alza que seguramente revolucionará las terapias psicológicas tal como las conocemos hoy. Ya hay empresas que ofrecen programas de entrenamiento cognitivo o para aliviar el insomnio que son usados por miles de personas en el mundo.
  • Instrumentos de evaluación más precisos y amplios: un campo de especial crecimiento. La nueva analítica de datos está suponiendo avances acelerados al interior de muchas ciencias, la psicología no es la excepción. Eso sí, en comparación con otros campos vamos a la saga.

 

Nos limita que, al contrario de áreas como la medicina, la recogida de datos en psicología es menos estandarizada y regularizada.

Igualmente, construir y validar instrumentos de evaluación psicológica auxiliándonos del poder de las herramientas analíticas actuales es un deber de los profesionales de este campo.

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia