Selecciona tu país

Cualquier persona que se quiera dedicar al mundo de la informática debe conocer a fondo los tipos de lenguajes de programación con los que se trabaja en este sector. Es un conocimiento que a veces conviene refrescar y conocer a partes iguales, motivo por el cual hoy vamos a tratar a fondo. Antes de meternos de lleno en saber qué tipos de lenguajes de programación tenemos disponibles lo primero que hay que hacer es conocer qué son exactamente este tipo de lenguajes. De forma simple podemos decir que son códigos que combinan letras y números que se utilizan en informática para desarrollar los diferentes programas que utilizamos. Se le considera un lenguaje formal y puede usarse para elaborar los procesos que llevan a cabo las diversas máquinas, aunque las principales son los ordenadores. En definitiva, si nosotros tenemos el alfabeto los ordenadores cuentan con los lenguajes de programación. Pero como decíamos antes, existen varios tipos de lenguajes que debemos conocer. Los principales son: el de bajo nivel y el de alto nivel. Veamos en qué consiste cada uno.

Descarga nuestra guía gratuita: Formación en tecnología: Conoce las disciplinas que seguirán demandando profesionales tras la cuarta revolución industrial

 

Lenguajes de programación de bajo nivel

Comenzaremos hablando de los lenguajes de programación de bajo nivel, puesto que son los códigos más cercanos al hardware. Lo que queremos decir con esto es que todo lo que vayamos a escribir con este tipo de lenguaje va a depender en gran medida, por no decir en su totalidad, de la máquina con la que estamos trabajando. En este sentido hay que tener en cuenta que en el momento que utilizamos un código de bajo nivel para un dispositivo en cuestión luego no podremos desarrollarlo en otras máquinas, por lo que se trata de un lenguaje exclusivo. Al estar tan ligado al hardware, este tipo de código aprovecha muy bien las características del mismo para así poder adaptar las instrucciones que mandemos con mayor facilidad. Dentro de los lenguajes de programación de bajo nivel podemos encontrarnos dos tipos. Por un lado está el lenguaje máquina que es uno de los más rápidos que existe, ya que a través de él introduciremos las órdenes en la computadora y esta las descifrará fácilmente. Hay que tener en cuenta que el código principal que utilizan los ordenadores es el binario, por lo que trabajaremos a partir de dos únicos números: el 0 y el 1. Con ellos elaboraremos todas las combinaciones posibles para llevar a cabo las instrucciones necesarias. Por otro lado nos encontramos con el lenguaje ensamblador, algo más complicado que el anterior, ya que los ordenadores no son capaces de descifrar directamente este código. Aquí utilizaremos tanto los números como las letras y para que las órdenes lleguen a buen puerto tendremos que utilizar herramientas específicas de conversión. La ventaja del lenguaje ensamblador con respecto al de máquina es que sus combinaciones son mucho más cortas y suelen ocupar menos memoria.  

Lenguajes de programación de alto nivel

Ya que hemos conocido los lenguajes de programación de bajo nivel es el turno de saber algo más sobre el otro tipo principal que podemos utilizar: el de alto nivel. A diferencia del anterior, en esta ocasión los códigos que aplicaremos se parecerán mucho más al lenguaje natural. La función principal de los códigos de alto nivel es solucionar los problemas que puedan presentarse en un momento dado. Para ello utilizaremos las estructuras dinámicas de datos (EDDs) que suelen cambiar su naturaleza durante los procesos de ejecución para así facilitar su adaptación a las necesidades que pueda requerir el programa. Las principales ventajas que aportan los lenguajes de programación de alto nivel es que son totalmente independientes del hardware y además los códigos que se desarrollan a través de ellos pueden utilizarse en varios tipos de máquinas, no teniendo exclusividad con ninguna. Aunque estos son los dos tipos de lenguajes más utilizados en los procesos informáticos, existen otros como el de medio nivel, el lenguaje de aplicaciones o el de redes que también es recomendable conocer. Principalmente porque cada uno de ellos cuenta con un entorno específico en el que actuar y una serie de funciones que los hacen imprescindibles a su manera. Nunca está de más que extendamos nuestros conocimientos en informática y programación, sobre todo si nos pensamos dedicar a ello.  

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia