Selecciona tu país

Numerosos estudios estiman que en el 2050 España se situará dentro de los tres países del mundo más envejecidos. La tasa de la población mayor de 65 años se situará por encima del 35%.

A este respecto, actualmente, se sabe que el 80% de las consultas de atención primaria son por patologías crónicas, así mismo, este tipo de patología suponen el 60% de los ingresos hospitalarios y el 70% del gasto sanitario. La incidencia de las enfermedades crónicas en el 2030 se prevé que se duplicará.

Se sabe que el desarrollo de las enfermedades crónica está motivada por la presencia de numerosos factores de riesgo, donde cobran especial relevancia los determinantes de la salud. Los principales factores de riesgo relacionados con la aparición de enfermedades crónicas son, entre otros, el alcohol, el tabaco, una inadecuada dieta, la no realización de ejercicio físico, el estrés, etc.

Como bien es sabido, la mejor cura de cualquier patología es la prevención tanto a nivel primario (para evitar la aparición de las mismas), secundario (con el objetivo de diagnosticarlas lo antes posible y así evitar mayores complicaciones) y terciario (evitando limitaciones derivadas de la presencia de dichas enfermedades, rehabilitando y reinsertando a los pacientes lo antes posible a la sociedad, fomentando la independencia y previniendo la dependencia).

Hasta aquí todo está claro, pero, quizás ha llegado el momento, qué como usuarios del sistema sanitario de salud público, nos hagamos la siguiente reflexión, ¿está el sistema sanitario preparado para asumir el aumento de los pacientes crónicos?, ¿hay sostenibilidad económica del sistema sanitario?.

Es difícil responder a todas estas preguntas, pero es importante saber que las personas con enfermedades crónicas son los grandes consumidores de los recursos sanitarios, de hecho el 50% de los recursos sanitarios son consumidos por el 5% de la población. El principal motivo para el consumo desmesurado de recursos por parte de los pacientes en la presencia de la pluripatología. Con esta perspectiva, los expertos en economía de la salud dicen que los sistemas sanitarios públicos tienen los días contados y que no son sostenibles en un futuro.

Para conseguir la sostenibilidad del sistema sanitario con la perspectiva del envejecimiento de la población y el aumento de las enfermedades crónicas se diseño la estrategia conocida como la Triple Meta. Esta estrategia aborda tres líneas claves de actuación: una mejor salud, mejores cuidados y menores costes sanitarios. El objetivo que persigue esta Triple Meta es conseguir la sostenibilidad del sistema sanitario bajo la auspicia del envejecimiento de la población, el aumento de las patologías crónicas y de la pluripatología.

A partir de esta estrategia se han creado numerosas iniciativas que han tratado de estudiar diferentes estrategias destinadas, a abordar desde nuevas perspectivas destinadas a la sostenibilidad económica, a los pacientes crónicos con el objetivo de intentar fomentar nuevas estrategias de afrontamiento económico. A este respecto se pueden citar estrategias como “La pirámide de Kaiser Permanente”. Esta estrategia lo que pretende el clasificar a los pacientes crónicos en tres niveles de complejidad, con el objetivo de, posteriormente, planificar protocolos de actuación en función de las necesidades de los pacientes y la complejidad del nivel asistencial.

En España destaca la Declaración de Sevilla, primer congreso donde se intenta abordar el problema de la cronicidad en España y donde se ve que es esencial no sólo la atención del paciente, sino también la atención de la comunidad, la organización de la atención y la información clínica y la toma de decisiones correcta. En esta Declaración se ve fundamental integrar los diferentes niveles asistenciales tanto de Atención Primaria como de Atención Especializada, así como la correcta integración enfermería y medicina de ambos niveles asistenciales que garanticen la deseada continuidad asistencial, la humanización y la personalización de los cuidados prestados a los pacientes, sin dejar de lado la importancia de la atención al cuidador informal.

Así mismo, dentro de la atención a la cronicidad, es necesaria también la integración de la asistencia sanitaria y social, cobrando cada vez más relevancia la figura de la enfermería gestora de casos. Profesionales encargados de gestionar a los pacientes crónicos en todas sus necesidades incluso las necesidades sociales que pueda presentar.

Para garantizar la sostenibilidad del sistema sanitario es necesario diseñar nuevas formas de atención sanitaria diferentes a las desarrolladas actualmente. Es necesario integral la hospitalización ambulatoria, los cuidados domiciliarios y otra serie de estrategias que garanticen la atención sanitaria sostenible y de calidad adaptada a las nuevas necesidades y a los nuevos retos que se presentan en el futuro.

En relación a los nuevos modelos asistenciales les dejo un documento pdf, en el que pueden ver iniciativas que se han desarrollado para estudiar nuevas alternativas a la asistencia sanitaria tradicional que están dando resultados satisfactorios reduciendo costes y aumentando el ratio de pacientes atendidos por día y por unidad clínica asistencial.

Para ampliar la información aportada sería interesante que usted leyera el artículo publicado por Fries en 1980 acerca de la hipótesis de compresión de la morbilidad, en este artículo se señala que el envejecimiento no aumenta proporcionalmente los años con mayor morbilidad, sino que la desplaza y comprime. En este artículo se justifica el envejecimiento como una causa justificativa de la transición epidemiológica en la que actualmente cobran más importancia las enfermedades no transmisibles o crónicas que las enfermedades transmisibles.

 

Por último le recomiendo la visualización de una serie de videos:

El primer video que le recomiendo versa sobre los principios básicos de la toma de decisiones compartidas y la medicina mínimamente impertinente.

https://youtu.be/psWepzK8EsY

https://www.youtube.com/watch?v=4Ykb7glFMA8

A continuación tienen un video a su alcance sobre la importancia de la innovación para garantizar la sostenibilidad del sistema sanitario y la atención adecuada y correcta de los pacientes

https://youtu.be/Rcg5tABM7hE

 

Raquel Sánchez Recio

Diplomada universitario en Enfermería. Máster en Salud Pública

Profesora Máster Universitario en Gerontología. Integrante del Grupo de Investigación GI-VIU para el Estudio de la Violencia-Línea de investigación en Violencia de Género