Selecciona tu país

Durante décadas, la educación de posgrado en administración se podía resumir en tres letras: MBA (Máster en Dirección de Empresas). Sin embargo, en el año 2000, empezaron a surgir nuevas opciones, en forma de títulos alternativos, dentro del panorama académico de las escuelas de negocios. El Máster en Gestión de Empresas es uno de esos programas. Se trata de una titulación que parece plantar competencia al MBA, pero ¿son lo mismo?

Descarga nuestra guía gratuita: El impacto de un MBA en tu desarrollo profesional

En realidad, no. Se trata de dos maestrías con un enfoque, un público objetivo y una orientación muy distintas. Aunque a primera vista, pueden parecer ser similares, entre ambas existen bastantes puntos de divergencia.

¿Qué hace único al Máster en Dirección de Empresas?

Los programas Máster en Gestión de Empresas, al igual que los MBA, son títulos de posgrado en administración general. Como tal, requieren un título académico previo. Pero aquí es donde terminan las similitudes. En casi todos los demás aspectos, los programas en gestión difieren de cualquier Máster en Dirección de Empresas:

  • Foco del programa. La primera diferencia clara es que los programas Máster en Gestión están especializados en un área de negocio específica, como la contabilidad o el marketing, mientras que un MBA ofrece una perspectiva comprensiva acerca de todos los aspectos del negocio.
  • Experiencia laboral previa al momento de matriculación. Otra diferencia es que los programas de MBA requieren varios años de experiencia empresarial, mientras que los programas Máster en Gestión apuntan a graduados recientes, titulados hace menos de un año o incluso sin experiencia laboral previa. Como consecuencia, los estudiantes de un Máster en Dirección de Empresas pueden aprender de la experiencia práctica de sus compañeros de clase y obtener información sobre sus industrias. Los estudiantes del otro tipo de máster, por el contrario, no tienen esta opción de aprendizaje y principalmente desarrollan el conocimiento a través de la enseñanza en el aula y el estudio de casos.
  • Objetivo del alumnado. Los estudiantes de un Máster en Dirección lo estudian para desarrollar su carrera, mientras que los estudiantes de un Máster en Gestión están a punto de comenzarla.
  • Edad media del alumnado. Los estudiantes de Gestión suelen ser más jóvenes que los estudiantes de MBA. Por ejemplo, los estudiantes típicos de MBA a tiempo completo tienen entre 28 y 32 años, mientras que los estudiantes del otro tipo de máster tienen entre 22 y 24 años.
  • Orientación práctica del máster. Los planes de estudios del Máster en Dirección de Empresas están más orientados a la práctica, principalmente enseñando a través de estudios de casos y compartiendo la experiencia laboral de los estudiantes en el aula. Los programas de gestión, por el contrario, incluyen más teoría.
  • Prestigio. Finalmente, el MBA tiene reputación mundial, mientras que un Máster en Gestión es similar a otros títulos de posgrado. Para muchos empleadores, un Máster en Gestión es solo otro título de posgrado sin un nimbo específico, mientras que un Máster en Dirección de Empresas es un título asociado a profesionales ambiciosos, actualizados y orientadas al aprendizaje continuo.

Los dos tipos de programas se pueden diferenciar claramente entre sí, a pesar de que ambos son títulos de posgrado en administración general. Se acercan a diferentes grupos objetivo, proporcionan diferentes experiencias de aprendizaje y ofrecen diferentes perspectivas de carrera y, por lo tanto, de ninguna manera son sustitutos. ¿Te estás planteando estudiar un Máster en Dirección de Empresas?

Si quieres saber más sobre estudiar un MBA y estás pensando en formarte en un ámbito en auge y con muchas salidas profesionales, visita nuestro artículo Estudiar un MBA: 4 + 1 claves para la elección para ser un profesional completo en el sector de la empresa.

Ebook GRATIS: MBA

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia