Selecciona tu país

  • La experiencia se presenta mañana en el Foro Mundial de Mediación que se celebra en Valencia
  • Los casos analizados en un  colegio de Onda (Castellón) elevan hasta el 92% las resoluciones basadas en un modelo de convivencia frente a un 80% antes de ponerse en marcha la iniciativa
  • El Programa de Mediación Escolar de Conflictos une a profesorado, alumnado y familias/AMPA en el tratamiento del conflicto

Un Programa de Mediación Escolar de Conflictos desde un modelo integrado de convivencia impulsado por la profesora Lourdes Chesa Carda, responsable de Convivencia y Equipos de Mediación y Tratamiento de Conflictos (E.M.T.C) en el Colegio Virgen del Carmen de Onda (Castellón) y ex alumna del Máster Universitario en Prevención e Intervención Psicológica en Problemas de Conducta en la Escuela que imparte la Universidad Internacional Valenciana (VIU)ha conseguido resolver utilizando como método la mediación el 92% de los conflictos del centro escolar sin que haya sido necesario abrir un expediente disciplinario. Lourdes Chesa presentará mañana viernes a las 11.30 horas en Valencia una comunicación en la VIII Conferencia Internacional del Foro Mundial de Mediación-Spain 2012 que se celebra en el Hotel Meliá de esta ciudad para dar a conocer un programa basado en el modelo integrado de gestión de la convivencia (Torrego,2006), en el que trata de mejorar la convivencia en el centro educativo mediante la mediación escolar y el tratamiento del conflicto, estableciendo vínculos y acuerdos con todos los miembros de la comunidad educativa (profesorado, alumnado y familias/AMPA). Los buenos resultados obtenidos demuestran que los centros que basan su educación en propuestas para resolver los conflictos desde la paz y el entendimiento, usando el conflicto desde la óptica del crecimiento mutuo y colectivo, mejoran en convivencia para el hoy y el mañana. La mediación –expone la profesora Chesa- no sustituye a las nomas de convivencia del centro, ya existentes y gestionadas por todo el profesorado, sino que se trata más bien de un medio constructivo que ayuda en algunos casos, y no en todos, a la resolución del conflicto. A través del Programa se creó una nueva estructura (Comisión de Convivencia, Equipos de Mediación y Tratamiento de Conflictos, Aula de Convivencia) que permitió una formación e intervención de todos los agentes y favoreció una adecuada gestión de la convivencia. Así se realizó un análisis previo de la realidad del centro, donde se pudo establecer que un 53% de los conflictos se producían entre el propio alumnado, mientras que el 47% restante se sucedía entre alumnado y profesorado. También, se pudo constatar que más de un 80% de los conflictos eran resueltos de manera pacífica, sin sanción disciplinaria. La comunicación presentada por la ex alumna de la VIU y la coordinadora del Máster de Prevención, María Pilar Tormo, hace énfasis en que la nueva estructura basada fundamentalmente en la gestión conjunta por parte de la comunidad educativa del conflicto mejora todavía más los resultados gracias a la rápida actuación ante el problema mediante un protocolo de actuación creado al efecto. El conflicto, como proceso de aprendizaje De esta manera, de los 112 casos analizados en el Programa –especialmente se trabajó con alumnos de 3º y 4º de ESO por su grado de madurez-, 103 –el 92%- se resolvieron satisfactoriamente utilizado ya la nueva estructura anteriormente citada y tan sólo 4 –el 3,6%- se tramitaron mediante expediente disciplinario con sanción de expulsión del centro por tratarse de alteraciones graves de la convivencia (acoso escolar, introducción de sustancias nocivas, vejaciones contra miembros de la comunidad educativa, etc). Los cinco casos restantes no se pudieron resolver con estos métodos, siendo necesaria terapia psicológica a largo plazo. En el programa se tuvo en cuenta que en casi todos los centros escolares se tiene una visión del conflicto negativa por parte de todos los agentes que intervienen en la educación, lo que permitió establecer vínculos directos en la gestión de la convivencia y el tratamiento del conflicto. “Sin embargo, el conflicto debe entenderse claramente como un proceso de aprendizaje y desarrollo de la persona. Pero, para que esto suceda debe ser interiorizado por parte de todos, es necesario que el equipo docente entienda que la vida escolar sin conflictos no es propia de ninguna sociedad, ni comunidad escolar, y que son necesarias las diferencias entre los alumnos, así como entre estos y los profesores”, sostiene la autora del estudio.   Crean un blog para favorecer la convivencia El Programa ha contado con cinco fases. La primera, sensibilización de la comunidad educativa para dotar de los conocimiento necesarios para abordar desde otro punto de vista los conflictos y una correcta formación para saber utilizar la mediación en aquellos casos que se pudiera y se debiera. La segunda, creación de Grupos de trabajo compuestos por los miembros de todas las partes de la comunidad educativa para favorecer un diálogo permanente y mejorar en gran parte la convivencia del centro. La tercera, la formación de los equipos para tratar de manera específica la resolución y el tratamiento del conflicto, adecuando y consensuando las normas de convivencia del centro. La cuarta, implantación del propio proceso y, por último, la quinta, la evaluación y análisis de los resultados que pusieron de manifiesto la extraordinaria aceptación y eficacia del programa elaborado. Partiendo de esta base, se impulsó la idea de crear un blog, CONVIVEN.ORG, con el fin de fomentar una participación más directa en el proceso de la convivencia escolar, tanto de alumnado como de profesorado y familias. El objetivo principal fue el de fomentar la cultura de la paz con la utilización de las nuevas tecnologías y el uso de planteamientos artísticos (teatro, vídeo, perfomance, arte, cine, videoclip, etc) y que pudiera servir como plataforma donde compartir aquellas experiencias exitosas que se llevaron y se llevan a cabo en el centro.