Selecciona tu país

Dentro de las empresas más tradicionales la seguridad industrial juega un papel fundamental a la hora de garantizar que todo está en orden y que no se producen situaciones inesperadas que puedan afectar al negocio y los empleados. Esto es algo que se aplica mediante una serie de directrices globales que se aplican en la industria del transporte, en las plantas químicas, en la minería, en el trabajo con residuos y en todo tipo de entornos similares. Adoptar medidas de seguridad que no comprometan el negocio es imprescindible y resulta algo que también se puede aplicar a las empresas más tecnológicas por medio de la ciberseguridad.   ¿Qué hay que hacer para que las leyes de la seguridad industrial se apliquen de forma eficiente a la ciberseguridad? ¿en qué tenemos que fijarnos y qué recomendaciones podemos poner en marcha?

  • Proteger los datos de acceso y las entradas que se producen en el sistema
  • Distintos métodos de identificación
  • Contraseñas complejas
  • Software actualizado
  • Cultura de ciberseguridad

 

Protección de los datos de acceso

Hay que comenzar por lo básico y eso significa proteger los datos de acceso y las entradas que se producen en el sistema informático de la empresa. Esto implica que los accesos creados para que los empleados y ejecutivos se muevan por el entorno de la compañía no deben ser compartidos más allá de las personas que deban tenerlos.

Descarga nuestra guía gratuita: Los grandes desafíos de la ciberseguridad. Cuando protección y talento blindan el negocio

Es necesario tener mucho control sobre este aspecto y asegurarse de que los accesos nunca llegan a manos externas para evitar situaciones problemáticas. Aún teniendo seguridad de ello se impone que cualquier acceso que se produzca esté monitorizado y se compruebe el alcance de las acciones de todos los usuarios. Así se evitarán sorpresas y problemas en el sistema que puedan derivar en un problema corporativo mayor incluso de lo que se podría imaginar.  

Métodos de identificación

Es necesario que la empresa no confíe en un único método de identificación para que los usuarios accedan a las partes privadas del negocio siguiendo lo indicado en el punto anterior. Si bien un sistema de nombre de usuario y contraseña es fundamental, hay que intentar ir más allá e introducir algunas de las últimas tendencias del sistema. Esto lleva a que haya que recurrir a lectores de huellas dactilares o incluso analizadores de retina, que asegurarán una mayor seguridad en el entorno corporativo gracias a que serán los propios empleados quienes se conviertan en el sistema de desbloqueo de los archivos y de sus cuentas de usuario.  

Contraseñas complejas

Dado que por mucho que la tecnología avance aún se siguen utilizando las contraseñas y los nombres de usuario como forma principal de identificación, es vital que las empresas sean conscientes de que tienen que configurar claves lo más robustas que sea posible. Esto implica tener en mente varios factores. El primero: que no solo hay que combinar letras y números. Además de esto es vital que se realice una combinación de mayúsculas y minúsculas a fin de complicar el acceso a los atacantes externos. Por último, también habrá que recurrir a caracteres especiales que aportarán un nivel de dificultad superior a las contraseñas. Recordarlas será complicado, pero existen multitud de programas y herramientas que lo facilitan.  

Software actualizado

Otro de los recursos que aseguran que se evitarán problemas de seguridad en la empresa es mantener los programas actualizados en todo momento. Con cada una de las actualizaciones se aportan mejoras a los sistemas de seguridad de los programas y elementos del sistema informático de la empresa. Estas son necesarias para pulir la experiencia y que así se mantenga firme el entorno corporativo en cuanto a la ciberseguridad. Seguir usando programas que no han pasado por sus obligatorios procesos de actualización es equivalente a abrir una puerta a través de la cual los atacantes pueden terminar dañando los sistemas de la empresa.  

Cultura de ciberseguridad

Por último, todos los negocios deberían extender en la medida de lo posible la cultura de la ciberseguridad entre sus empleados y ejecutivos. Con ello se consigue que cada decisión que se toma y cada movimiento que se realiza esté pensado teniendo en mente lo que podría implicar para la seguridad de la empresa. Cuanto más involucrado esté el equipo en este aspecto, mejores resultados se terminarán consiguiendo.  

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia