Selecciona tu país

Cualquier edad es buena para empezar o retomar todos tipos de estudios: superiores, medios, elementales o no reglados. Si se tiene la suficiente motivación todo es posible, aunque no cabe duda de que cuando se tienen que compaginar las obligaciones académicas con un trabajo todo es más complicado, lo que obliga a redoblar los esfuerzos en planificación y optimización del tiempo.

estudiar y trabajar

Algunas claves para compaginar trabajo y estudios

Optimizar el tiempo

Para encontrar un correcto equilibrio entre el trabajo y los estudios es fundamental elaborar un estricto calendario donde fijar las fechas más importantes de las dos actividades: exámenes, reuniones de trabajo, tareas urgentes, etc. De esta forma, es posible organizar todos los compromisos y saber qué tienes que hacer cada día en cada franja horaria.

Fijar prioridades

Cuando se va justo de tiempo, la organización de las diversas tareas en función de la importancia o los plazos de entrega es absolutamente fundamental para alcanzar nuestros objetivos. Es una cuestión de planificar todo lo que hay que hacer de manera eficaz y realista. Es evidente que aunque se tengan que hacer muchas cosas, no todas serán igual de importantes. Por otro lado, no hay que preocuparse demasiado porque al principio no te sea posible cumplir con todos tus objetivos, ya que poco a poco mejorarás en tu organización y previsión de tareas.

Controlar el estrés

Si trabajas y estudias, seguro que te vas a encontrar con momentos de sobre saturación de trabajo, lo que inevitablemente conduce al estrés. Es importante controlarlo, pues de los contrario puedes llegar a una situación de bloqueo e ineficacia, e incluso degenerar en algún problema de salud. Un buen método para atajar el estrés es comer sano, practicar deporte y buscar un poco de tiempo para realizar actividades relajantes.

Utiliza técnicas de estudio

Confiar en la memoria es agotador e ineficaz. Por este motivo debes utilizar mapas conceptuales, esquemas, subrayados y cualquier técnica o método que te resulte efectivo y alineado con tus capacidades y competencias.

Mejora tu concentración

Sencillos trucos, como apagar el móvil, no estar constantemente atento a la bandeja de entrada de los correos, elegir la habitación más tranquila de la casa y utilizarla como despacho o pedir a tu familiar que procure no hacer ruido ni molestarte cuando estés estudiando, pueden hacer que tus horas dedicados a las tareas académicas sean mucho más productivas.

La oferta de formación on line

Actualmente, casi todos los estudios y titulaciones pueden cursarse en una modalidad mixta o totalmente on line. Es indudable que esta posibilidad está facilitando muchísimo el poder compaginar trabajos y estudios. En muchos programas la presencia física queda limitada a los exámenes y, en ciertos casos, algunas horas de prácticas.

La libertad de horarios y el poder estudiar desde cualquier lugar y horario está animando a volver a estudiar a muchas personas que, de otra manera, se verían imposibilitados. Y lo mismo ocurre con los docentes, muchos profesionales han visto cubiertos sus deseos de dedicar  unas horas a impartir clases, por la gran flexibilidad que les supone  incorporarse, por ejemplo, a la plantilla de una universidad on line.