Selecciona tu país

Una startup es un tipo de empresa que se crea especialmente para testar y lanzar un producto o servicio al mercado. Suele ser un producto con grandes posibilidades de crecimiento y de convertirse en un modelo escalable. Por eso, para montar una startup son ideales aquellos  sectores que tienen un fuerte componente tecnológico y que están relacionadas con el mundo de Internet y las Tecnologías de Información y Comunicación (TICs). Grandes gigantes empresariales como Google, Facebook o Twitter empezaron a través de montar una startup. A veces es complicado definir el momento en el que una startup pierde esa condición y se convierte en una empresa al uso. La startup se organiza simplemente con el objetivo de comprobar el potencial que tiene un producto para tener éxito comercial y rendimiento económico. Si esto se confirma, se puede transforma ella misma en una empresa convencional o vender su idea de negocio a otra compañía (por ejemplo, Instagram cuando fue comprada por Facebook). Aunque también es cierto que una gran mayoría muere a los pocos meses o años de vida.  

 

 

En qué fijarse para montar una startup

Estos son algunos puntos claves para crear y montar una startup:

  • El producto. Es muy importante lanzar el producto terminado y no a medias para tener una valoración más confiable. Una buena campaña de marketing es fundamental, pero el producto debe cumplir unas expectativas. Si se trata de aplicaciones o juegos se pueden lanzar de forma más rápida. En otros mercados o productos hay que tener en cuenta aspectos financieros y empezar con todos los puntos más cubiertos.
  • Los inversores. Es necesario contar con un business angel, alguien que crea en tu proyecto y te ayude a financiarlo. Para convencerle se debe justificar cada euro que pidas y asegurarle que tienes un buen equipo y que vas a trabajar a fondo para sacar adelante la idea. Es posible que haya que negociar algún porcentaje para compensar su participación.
  • La planificación financiera. La tesorería es la herramienta principal para saber cómo van las cuentas. Hay que evaluar muy bien la inversión y los costes de forma individualizada. Es recomendable añadir un porcentaje a mayores para los imprevistos. Hay muchas horas de trabajo antes de convencer a los clientes y eso también es un gasto.
  • Contratar a gente. Si la idea empieza a funcionar es normal que necesites algún empleado y no será fácil encontrar a los más adecuados. Debes tener claro lo que necesitas para establecer los criterios de selección y saber dónde buscar. El talento está ahí, pero no es sencillo dar con él. Otro concepto importante es que una contratación supone un coste alto, no sólo por su nómina sino por el pago a la seguridad social (aproximadamente un tercio de lo que le vas a pagar).

 

Fórmulas para hacer crecer una startup

Una de las prioridades para montar una startup es crear un modelo escalable, es decir, que tenga un potencial de crecimiento muy fuerte y logre generar unos beneficios al alza sin necesidad de hacer más inversiones. Para lograr ese objetivo es imprescindible una estrategia de negocio que se adapte perfectamente al producto. Hay que tener unas metas claras y un presupuesto bien definido para comprobar que los resultados están en consonancia con lo invertido. ¿Qué pautas se pueden seguir?

  • Para lanzarse al mercado lo primero es definir el cliente ideal. La respuesta de los primeros clientes (clientes piloto) es vital para mejorar el producto y crecer a base de cumplir con sus expectativas.
  • El cliente debe ser el epicentro de toda la estrategia de crecimiento. Hay que mantener una búsqueda activa de los potenciales compradores que se podrían beneficiar del producto.
  • Las redes sociales son la mejor herramienta para publicitarse y dirigirse a la audiencia adecuada.
  • El marketing online es muy poderoso. Las estrategias de growth hacking (una combinación de analítica, creatividad y curiosidad para definir y atacar de un modo diferente el mercado) pueden funcionar muy bien en estos casos.
  • Utilizar portales de venta colectiva (como Groupon) para llegar a mucho más público con descuentos atractivos.

Un último aspecto, muy relevante en un mundo tan globalizado, es la internacionalización. Cualquier empresa, nueva o consolidada, es algo que debe plantearse seriamente para crecer y expandirse, y más en el caso de una startup.  

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia