Selecciona tu país

Como profesionales que trabajamos en las escuelas, sea en tutorías o en pasillos, las familias nos abordan con muchas preguntas acerca de cómo poder ayudar a su hija o hijo. Las familias nos colocan en un lugar en el que como maestro, psicopedagogo o consejero de la escuela, actuaremos como agente del cambio para ellos. Ahora bien, un profesional del cambio con opciones limitadas porque, aunque a todos nos interesa que el joven mejore, de escuela para fuera van a ser los padres los que implementen el plan y sigan con nuestros esfuerzos. Somos nosotros los interesados en que la familia nos ayude con el plan que estamos ejecutando. En términos prácticos, es de suma importancia tener una buena relación con la familia, ¡gana el niño y ganamos todos!

Por tanto, el cambio que queremos lograr en nuestro alumno lo entendemos como una empresa en colaboración, en la que para ser eficaz, el agente del cambio necesita adaptarse a los miembros de la familia, y aliarse a ellos. Entonces, ¿cómo comunicarnos con la familia de forma útil para que hagan lo que nosotros como profesionales sabemos que ayudará a sus hijos? ¿cómo ser eficaz en el mensaje que queremos comunicar a los padres?

Veamos un ejemplo. Un comportamiento del niño tan típico como “no hace la tarea en casa” puede estar interpretada de forma muy diferente dependiendo de los padres. Unos creerán que la razón es porque es perezoso o vago; otros porque la tarea es muy difícil, es mucha, él sólo no puede, etc. Cada familia lo va a ver desde su punto de vista, desde su experiencia y valores. Para ser eficaces en nuestra comunicación con la familia, nuestro trabajo no va a estar en tratar de convencer a la familia de nuestras razones como experto de por qué el niño no hace la tarea. Nuestro objetivo es que haga la tarea, sea por la razón que sea, y por lo tanto, lo que voy a hacer va a ser comunicarme estratégicamente y entender, lo que desde la Terapia Breve llamamos la POSICIÓN de los padres. Conociendo cómo ven ellos el problema vamos a ofrecerle un consejo o tarea para que la puedan hacer porque encaja con su manera de ver la realidad, de ver lo que le pasa a su hijo.

El modelo de Terapia Breve entiende que la causalidad es circular y no lineal. Esto tiene cuestiones prácticas notables, puesto que no vamos a hablar de culpables, de la causa original que ha creado el problema sino que en su lugar, hablaremos en términos de lo que funciona o no para su hijo. Dick Fisch, Weakland and Segal explican en su libro Táctica del cambio el ejemplo del Rolls Royce. Este coche que tanto lo puede comprar un vividor como un ahorrador y ambos lo comprarán, pero por razones diferentes. Uno por la distinción y estatus que otorga el coche y el otro porque la mecánica y durabilidad del coche le ahorrará dinero en el futuro. El vendedor tiene que utilizar argumentos de venta diferentes para cada cliente.

Nuestras familias poseen sus propios valores, creencias y prioridades que están fuertemente consolidados y que determinan el modo en que actuarán o no actuarán. El vendedor del Rolls Royce con uno pondrá el acento en la ingeniería y en la duración del coche, enumerando los valores (postura) del cliente, pero si le habla del estatus no logrará motivar al cliente en la compra, no estará hablando el mismo lenguaje que el cliente.

Con este otro ejemplo quiero explicar que nuestra tarea con la familia es vender y por lo tanto influir éticamente sobre la familia para que hagan lo que como expertos sabemos que ayudará a su hijo. Conocer los valores, lo que es importante para la familia, nos va a servir para envolver el mensaje de una manera concreta, enmarcarlo de tal forma que la persona no cuestione su realidad, sino que lo vea aceptable, incluso lógico, y acepte la propuesta que le hagamos porque además se siente comprendido.
No es nuestro deber cambiarles la forma de ver la realidad. Bastante tarea tienen los maestros con atender a tantos chicos en el aula como para acabar discutiendo con las familias para convencerlas. Comunicación estratégica es una forma de influenciar a las personas y sus acciones para alcanzar nuevos acuerdos que promuevan beneficios para el cliente. Los problemas siempre ocurren en un contexto. En un contexto humano y es en este contexto donde también emergerá la solución.

La persuasión, aunque pueda tener mala prensa esta palabra, creemos que es inevitable en un contexto terapéutico de colaboración y que, en consecuencia, merece que se la reconozca explícitamente y se la utilice del modo más disciplinado posible. En realidad, la persuasión es una estrategia que todos utilizamos para influir en el otro cuando queremos comunicar algo, aunque no lo hagamos de forma consiente. Hablamos de una persuasión más eficiente, que utiliza la postura del cliente para facilitar su colaboración, ayudando así a solucionar su problema y siempre desde una ética profesional.

Muchos de vosotros trabajaréis en escuelas de bajos recursos donde los padres apenas pueden asistir a las reuniones que les proponéis y si vienen ¡somos afortunados! Es nuestra responsabilidad exprimir ese encuentro, sacarle el máximo partido porque probablemente estos padres no volverán. Por lo tanto, si consigo conocer su posición y plantearles una alternativa desde cómo ellos entienden el problema ¡estaremos ganando todos!
Los últimos resultados de nuestro trabajo en los colegios muestran el reducido número de sesiones utilizadas para trabajar problemas de la familia con el alumno. En gran medida, debido al buen uso de la persuasión y de la posición del cliente:

Mínimo de 1 sesión (13.7%) y máximo de 49 (0.4%);
45.8% tuvo 5 ó menos sesiones;
52.4% tuvo 7 ó menos sesiones.
Os animo a que pongáis atención en cómo la familia ve el problema para colaborar con ellos y ser más eficaces en vuestra tarea.

Gloria Díaz Arnal

Profesora colaboradora del Máster Universitario en Prevención e Intervención Psicológica en Problemas de Conducta en la escuela.
Terapeuta y coordinadora del Brief Therapy Center en el Mental Research Institute de Palo Alto (California).

Referencia bibliográfica:
Fisch, R., Weakland, J. y Segal, L. (1982). Táctica del cambio. Washington: Wiley.
Enlaces relacionados: http://mri.org/residency/