Selecciona tu país

La doctora en Psicología y profesora de la VIU Ester Grau analiza los problemas derivados de la incorporación al trabajo
Adaptar gradualmente el ritmo biológico al trabajo combate la crisis postvacacional y minimiza el insomnio y el decaimiento

La experta en Psicología y profesora de la VIU, Ester Grau Alberola, ha realizado una serie de recomendaciones para combatir el llamado síndrome postvacacional y para ello ha aconsejado evitar cambios bruscos entre el periodo estival y la reincorporación al trabajo, adaptando los ritmos biológicos con antelación, lo que nos permitirá minimizar los riesgos de padecer insomnio, apatía, ansiedad o decaimiento.
El estrés postvacacional, ha explicado, es un estado de malestar generalizado que aparece asociado a las dificultades de adaptación al trabajo tras las vacaciones. Puede manifestarse a nivel emocional (malestar, ansiedad, depresión, apatía, falta de interés, irritabilidad, nerviosismo, inquietud, tristeza), conductual (deterioro de la actividad social, laboral o académica) y físico (cansancio, fatiga, somnolencia excesiva o insomnio, falta de apetito, dificultades de atención y concentración, molestias musculares).
Según la profesora Ester Grau “cuando nuestros recursos para adaptarnos al nuevo ambiente no son suficientes o cuando las demandas del entorno son excesivas, podemos padecer un cuadro de estrés” una situación que “debería revertir en una o dos semanas”.
Para evitar los problemas de adaptación, recomienda ajustar los ritmos biológicos con antelación y volver de las vacaciones unos días antes, dejando al menos dos días de adaptación; afrontar de manera gradual las dificultades laborales diarias y, si es posible elegir, empezar por las tareas más gratificantes; mantener una actitud positiva y creativa; dormir suficiente (una media de ocho horas), fijarse una adecuada gestión del tiempo y, sobretodo, “saber separar el trabajo de la vida familiar”.
En este punto, ha destacado que es muy importante que “el trabajo se quede en el trabajo” y que “en casa nos dediquemos a actividades de recuperación: familia, deporte, idiomas u ocio en general”.