El encuentro digital con los ganadores de la II edición del Concurso ‘Enseñamos a Leer’, organizado por la Universidad Internacional de Valencia y la Fundación José Manuel Lara además de permitirnos conocer los proyectos ganadores en palabras de sus creadores, también ha dejado una serie de interesantes reflexiones en torno a la importancia de la lectura y la influencia que la tecnología tiene en los hábitos lectores.

El encuentro fue moderado por Miguel Ángel Suvires, director del Área Educación de VIU y jurado del concurso, y contó con la presencia de Antonio Garrido, Alba Machado, Raquel Pi y Joaquín Arroyo; primer, segundo, tercer, y cuarto premio (categoría futuro docente) respectivamente.

Antonio Garrido Jiménez, ganador del primer premio con el proyecto ‘Ignorantius,’ señaló que su propuesta nació de la necesidad de encontrar nuevas maneras de mejorar los hábitos de lectura, ya que como señaló, citando a Borges, ‘En relación a la lectura no se puede obligar a enamorarse’. Por ello recurrió a un modelo basado en la gamificación, que propone un escenario ficticio en que los alumnos tienen que enfrentarse a los retos de un villano llamado Ignorantius, para poder salvar los libros, descubriendo de esta manera otras aspectos relacionados con la lectura, como la creación de booktrailers, o disfrazarse del autor de una obra para responder a preguntas sobre esta. Dentro de este proyecto los libros no son impuestos a los alumnos, sino que son ellos mismo los que los eligen y se los recomiendan, fomentando una aproximación autónoma y de disfrute, más que de obligación.

Alba Machado, segundo premio con ‘El espejo de la lectura. Antihéroes en la era digital’, explicó que su proyecto nació de la necesidad de explicar a los alumnos la importancia de las lecturas obligatorias, como el caso del Quijote o El Lazarillo de Tormes. Para ello, recurrió a diversos recursos que despertaban el interés de los alumnos, como la ruptura de la cuarta pared. Esto le llevó a explorar la idea de los antihéroes clásicos como personajes modernos en nuestra edad digital, un trabajo que permite que los alumnos conecten con ellos y los entiendan mejor, contextualizándolos con sus propios referentes.

Raquel Pi, tercer puesto con ‘Leer para crecer’ plantea un proyecto con un enfoque multi-área, dirigido a alumnos entre 6 y 12 años. Desarrollado en el aula, en el hogar, y entre el profesorado, el proyecto busca crear una relación natural con la lectura, dando a los alumnos la posibilidad de escoger sus lecturas, y buscando crear referentes en casa, entre otros aspectos.

Joaquín Arroyo, ganador del cuarto premio, en la categoría futuro docente, con su proyecto ‘Vitamina Sé’, explicó que su propuesta está destinada a alumnos de 5to de educación primaria, y se basa en dos métodos didácticos: aprendizaje por proyectos y aprendizaje por problemas, proponiendo a los alumnos la creación de una gymkana realizada a en lugares emblemáticos de la ciudad, lo que permite el desarrollo de numerosos aspectos, como la inteligencia naturalista.

En la segunda porción del encuentro se trató Ia importancia de crear hábitos de lectura en el aula, un tema sobre el que los invitados dejaron reflexiones interesantes. Antonio Garrido señaló que leer es fundamental para comprender el mundo que nos rodea y relacionarnos con el, y que es necesario enfrentar la creación de hábitos desde una perspectiva multidisciplinar. Por su parte Alba Machado indicó que “leer significa muchas cosas, no solo enseñar a leer un libro. También significa no perderse en la selva de internet, fomentar el pensamiento crítico y contrastar el ruido mediático que nos tiene a todos sumidos en la sociedad de la sobreinformación”, también revindicó la lectura por placer como acto de rebeldía frente a el imperativo de que todo lo que se haga en aula tiene que ser ‘útil’. Raquel Pi hizo énfasis en la importancia que tiene la lectura para desarrollar el pensamiento crítico, citando a Santa Teresa de Jesús: “Lee y conducirás, y no leas y serás conducido”. Finalmente, Joaquín Arroyo destacó la importancia de la lectura no solo en el ámbito escolar sino también en la sociedad en general, y su papel en la creación de ciudadanos críticos y capaces de discernir entre información válida y no válida; y cómo puede incrementar la autoestima de las personas, por el aporte de cultura y capacidad de imaginación y argumentación.

A la hora de valorar como ha afectado la tecnología a la lectura, los participantes se mostraron de acuerdo en que usada de manera adecuada, presenta numerosos aspectos positivos, tanto en para el acto mismo de leer, como para la adquisición de libros y materiales de lectura.

Finalmente, para concluir el encuentro, los cuatro ganadores recomendaron libros orientados al público infantil y juvenil. Antonio recomendó ‘Abdel’, de Enrique Páez; ‘Invisible’ de Eloy Moreno y ‘La foto de los 10000 me gusta’ de Nado López. Machado recomendó ‘Cuentos Pulga’ de Riki Blanco, un libro de microrrelatos e ilustraciones que utiliza mucho en el aula. Raquel también optó por un libro ilustrado, ‘A los perros buenos no le pasan cosas malas’, de Elvira Sastre. Por último Arroyo escogió un libro ilustrado para toda la familia, ‘‘Los Hermanos de las Campanillas’ de Sandra Arroyo Ramírez.

 

Puedes ver todo el encuentro en este enlace: HAZ CLICK AQUÍ PARA VER El ENCUENTRO DIGITAL COMPLETO