La fama de los dispositivos móviles y lo mucho que han avanzado en términos de potencia los convierte en plataformas perfectas donde disfrutar de nuestro tiempo libre. Podemos hacerlo viendo películas, leyendo libros y, sobre todo, pasándolo bien con los videojuegos. Actualmente un buen smartphone equipara la potencia de algunos de los principales sistemas de juego, por lo que ya no necesitamos ni siquiera tener una consola portátil. De ahí que cada vez haya más estudios desarrollando juegos, sobre todo en lugares como España, donde hay un fuerte apoyo por parte de la industria.

 

Empezar por el primer paso

Si no tenemos experiencia en cuestión de programar juegos Android será necesario que aprendamos las bases. Por ello lo inicial y más importante será apuntarnos en un curso que nos permita aprender a crear contenidos destinados a este sistema operativo. De esta manera aprenderemos lo necesario sobre cómo crear juegos y nos pondremos al nivel de otros muchos desarrolladores de juegos para dispositivos móviles. Si ya tenemos ciertos conocimientos de programación no nos resultará complejo y permitirá ahorrar mucho tiempo de navegar a través de tutoriales interminables. Dicho esto, lo que nosotros haremos será daros algunos consejos para el momento en el cual ya estéis programando en Android.

 

Descarga nuestra guía gratuita: Lo que debes saber si quieres estudiar informática

 

Elige bien el modelo de negocio

No es que hagamos juegos por dinero, porque limitar las cosas a ese objetivo haría que todo perdiera sentido, pero sí es importante que pensemos bien qué modelo de negocio queremos aplicar a nuestra creación incluso antes de avanzar más en el proyecto. El motivo de ello es que dependiendo de si optamos por un modelo de pago o por uno free to play, la mecánica del título tendrá que verse alterada de forma significativa. Aunque con excepciones es frecuente que los juegos de pago tengan una mayor profundidad, que no recurren a los micropagos y que dispongan de cierto valor añadido. Por su parte, las propuestas free to play suelen ser más planas, recurrir a los modos de juego más estandarizados y disponer de características que potencian los micropagos.

¿Qué opción es mejor? Realmente no hay mejor que otra, dado que todo depende de muchísimos factores que terminan encontrándose a la hora de lanzar el juego en el mercado Google Play de Android. Sí es cierto, aunque no debe ser tomado en cuenta como dato fundamental, que los usuarios de Android estadísticamente están menos habituados a pagar por descarga que, por ejemplo, los de iOS.

 

¿Qué género es el más adecuado?

La elección anterior tendrá mucho que decir en el género por el cual optaremos para nuestro juego. De base deberíamos contar con que siempre es mejor que trabajemos con géneros que conocemos a nivel de usuario, a fin de tener una idea bastante exhaustiva de lo que estamos buscando. Más allá de esto tendremos en cuenta la opción del modelo de negocio para elegir un tipo de juego u otro. Los títulos que se ofrecen con un precio de descarga, la distribución clásica de toda la vida, abarcan géneros más amplios y parecidos a los de los juegos de consola. Están en este grupo, por ejemplo, los RPGs, action RPGs y las aventuras gráficas. También se incluyen juegos de lucha, de acción, de disparo y de otro tipo de géneros donde siempre se busca cierta profundidad para que el jugador se vea satisfecho en proporción a la inversión que realizará para comprarlo.

En el otro lado de la balanza tenemos los free to play, que suelen recurrir a mecánicas de partida en las que la duración es breve. Una gran parte de estos juegos no tiene porcentaje de completado ni final, por lo que siempre comenzamos la partida desde el mismo punto. En los últimos años hemos visto excepciones, pero no tenían demasiada profundidad. En el entorno free to play hay que elegir experiencias que permitan obtener ingresos con micropagos y que logren que el juego no se deje abandonado en pocos días. Algunos de los géneros más extendidos incluyen los runners, los shooters o los juegos de gestión en los que tenemos algún tipo de territorio/isla/edificio bajo nuestro control.

Para elegir un género determinado también podríamos tener en cuenta las tendencias de los usuarios, sus gustos o los volúmenes de descarga de otros juegos. De todas formas, tal y como decíamos, es bueno que nos fijemos en un tipo de juego del que podamos conocer hasta los detalles más enrevesados, dado que es así como es posible llegar a reinventar un título ya conocido y triunfar con él.

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia