La observación astronómica puede regalarte muy buenos momentos, ya sea practicándola solo o sola, en pareja, con amigos o en familia. Eso sí, si quieres disfrutar al máximo de una noche mirando al firmamento y descubriendo las maravillas que esconde, hay algunos consejos que deberías tener en cuenta.

 

Consejos para la observación astronómica

Puedes practicar la observación astronómica por tu cuenta o hacerlo de forma guiada, en alguno de los observatorios que se encuentran repartidos por España (o el país en el que te encuentres) o de la mano de alguna asociación que organice este tipo de actividades.

Los consejos prácticos que te damos en este artículo están pensados para que puedas sacar el máximo partido de la observación astronómica por cuenta propia.

Elige un buen lugar

Lo ideal es evitar núcleos de población y sus alrededores para evitar la contaminación lumínica. Así, un entorno natural como el claro de un bosque, una playa recóndita o un monte o montaña un poco alejados pueden ser sitios idóneos.

Descarga nuestra guía gratuita: Todo un Universo por descubrir. 8 datos asombrosos de la astronomía

Pero intenta que sea un lugar de más o menos fácil acceso o, si vas a tardar mucho en llegar o volver, planéalo de antemano.

Comprueba la previsión meteorológica

Para la observación astronómica, es imprescindible que el cielo esté despejado. Así que presta atención a la previsión del tiempo para evitar las noches nubladas.

Haz un poco de “investigación” previa

Consultar qué astros estarán visibles puede ser interesante e incluso convertirse en un reto, el de encontrarlos. Y recuerda que el cielo que vemos no es fijo y los objetos celestes que puedes ver van variando. El recorrido que hacen los astros en una hora equivale a un arco de 15 grados.

Ten en cuenta la época del año

A parte de influir en los astros que serán visibles, es importante tener en cuenta la época del año para prever el clima que encontraremos. Si es invierno, es más que probable que haga frío y necesites mantas y termos con bebidas calientes. En otras épocas, también es conveniente recordar que por la noche suele refrescar.

 

Material para la observación astronómica

Aunque también es cierto que la observación astronómica puede practicarse sin necesidad de ningún objeto ni guía, hay algunos elementos que pueden ayudarte a disfrutar más de ella.

  • Prismáticos: Te permitirán ver los cráteres de la Luna, algunas galaxias, nebulosas y otros cuerpos celestes como las lunas de Júpiter. Los más recomendables para la astronomía son los de 7×50 o 10×50.
  • Telescopio: Se trata de la herramienta principal para la observación astronómica. Puedes elegir entre telescopios de distinta calidad y también de diferentes tipos (los más comunes son el refractor, el reflector y el catadióptrico).
  • Mapa del cielo: Igual que usas mapas cuando vas a la montaña o visitas una nueva ciudad, los mapas del cielo te ayudarán a orientarte y a identificar cuerpos celestes.
  • Guía de observación: Te recomendamos que consultes este tipo de guías antes del día de tu observación astronómica, pero también está bien llevarlas encima para despejar dudas.
  • Apps y programas: Actualmente, existen alternativas a los atlas del cielo físicos y las guías en formato papel. Por ejemplo, Google Sky o el programa Cartes du Ciel.
  • Cámara de fotos: Si quieres aprovechar para practicar la fotografía astronómica.
  • Trípode: Para aguantar el telescopio, la cámara de fotos o los prismáticos si pesan.
  • Linterna: Para llegar hasta el punto de observación durante la noche y volver. Si vas a usarla durante la observación astronómica, te recomendamos usar una luz roja para no desacostumbrar tus pupilas a la oscuridad.
  • Libreta y boli: Por si quieres tomar notas.

 

Para que tu experiencia sea aún más especial, es aconsejable informarse antes de elegir la fecha para tu observación astronómica. Y es que hay días en que, por ejemplo, los planetas están mejor posicionados para su observación o el cielo nos regala impresionantes lluvias de estrellas.

 

Ebook GRATIS: Astronomía

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia