La actual situación creada por la crisis del Coronavirus COVID-19 ha provocado que gran parte de la población tenga que realizar su trabajo y estudios de forma remota. Ante esta situación compartimos algunos consejos obtenidos de nuestros más de 12 años de experiencia en Educación Online. Aunque están enfocados principalmente a la gestión del estudio usando la tecnología, muchos de ellos son igual de aplicables al teletrabajo.

-Organizar el espacio. Comencemos por lo más básico; encontrar un espacio que podamos destinar exclusivamente para estudiar o trabajar, diferenciado del resto del hogar, y en el que podamos instalar el ordenador y cualquier otro elemento que necesitemos para llevar a cabo nuestras tareas. Tener un espacio delimitado y bien definido ayuda a crear un estado mental propicio para optimizar el tiempo dedicado al estudio o el trabajo y permite diferenciar el hogar de la ‘oficina’, algo fundamental en un momento como el actual. No es necesario que utilicemos una habitación en exclusiva como ‘home office’ (aunque si se tiene la posibilidad es altamente recomendable). Un espacio en el salón o en cualquier otra parte de la casa es suficiente. Lo importante es que se trate de una zona diferenciada y de la que podamos desconectar cuando la jornada haya terminado.

-Organizar el tiempo. Otra tarea básica es establecer horarios. Para trabajar, lo más recomendable es intentar replicar de la manera más exacta posible el horario anterior, recreando una rutina muy similar a la que se tenía cuando se trabajaba en la oficina o fuera de casa. A la hora de estudiar se puede ser más flexible, aprovechando las características de la formación online, y establecer y calendarizar tiempos mínimos diarios o semanales para dedicar al estudio. En el caso de VIU, al ofrecer clases interactivas y en vídeo en directo, resulta interesante intentar estructurar el horario para aprovecharlas al máximo, aunque al quedar grabadas están disponibles para ser consultadas cuando mejor encaje en el horario de cada estudiante. Existen numerosos recursos que nos ayudan a gestionar el tiempo, como, por ejemplo: TimeCamp, una aplicación web que nos permite medir el tiempo de trabajo, organizarlo por tareas y generar informes detallados sobre el trabajo realizado.

-Organizar el trabajo. Planificar tareas, poner metas a corto y largo plazo, y priorizar lo que resulte más urgente. Es útil, por ejemplo, hacer un calendario señalando horarios de estudio y los distintos hitos a alcanzar en ese marco temporal. En este punto es importante ser realista y proponerse metas alcanzables, que dependerán del tiempo que podemos dedicar al estudio y nuestras capacidades personales. Gracias a la gran flexibilidad de la metodología online, este punto es altamente adaptable para cada estudiante. Puedes usar aplicaciones como Evernote o Do it tomorrow, que te ayudarán a establecer objetivos y tareas, y a planificarlos a lo largo de la semana.

-Aprovechar al máximo la metodología y herramientas digitales. La tecnología es un medio, una herramienta, y como tal debe ser aprovechada. En VIU por ejemplo, el aula virtual permite que los estudiantes puedan interactuar tanto con el profesor como entre ellos, por lo que recomendamos aprovechar al máximo estas funciones, ya que son la mejor manera de enriquecer el proceso de aprendizaje y sacar el mayor partido posible a la formación. Lo mismo a la hora de despejar dudas técnicas o prácticas, las que el estudiante podrá consultar con su orientador académico personal. En resumen, preguntar, no quedarse con dudas, y aprovechar las posibilidades que la tecnología nos ofrece. La situación de aislamiento del COVID19 nos obliga a entrar en contacto con los demás a través de la tecnología, por lo que es un buen momento para preguntar, debatir y reflexionar en grupo.

-Realizar descansos programados. Son muchos los estudios que indican los beneficios de intercalar pausas activas entre períodos de tiempo sentados. En general, está indicado realizarlas cada hora de trabajo. Durante estas pausas debemos movernos, con el fin de reactivar el flujo sanguíneo, por lo que resulta muy recomendable realizar una pequeña rutina de estiramiento (cómo por ejemplo esta, esta o esta), caminar un poco, o hacer algo de ejercicio ligero. La duración de las pausas debe ser de entre 2 a 5 minutos por lo menos. Hay varias aplicaciones que nos pueden ayudar a organizarnos en este propósito, permitiéndonos poner recordatorios e incluso sugiriéndonos ejercicios o actividades para hacer. Por ejemplo: Workrave para Windows, Time Out para MAC, Randomly RemindMe para Android, o Stand Up! The Work Break Timer para iOS.

-Conectar y comunicarse con los demás. La tecnología permite conocer e interactuar con personas de todas partes del mundo. En VIU, por ejemplo, hay alumnos de 72 nacionalidades diferentes, y dentro del mismo campus virtual hay disponibles numerosas herramientas para interactuar con estos compañeros: salas virtuales de reunión, foros y chats, son algunas de las herramientas que nuestro Campus Virtual ofrece para realizar proyectos, intercambiar apuntes, estudiar, o simplemente charlar y compartir experiencias. Otras herramientas fundamentales para estos propósitos son Zoom, Hangouts, Teams, Skype, o Houseparty (esta última aplicación está especialmente enfocada a las reuniones grupales y cuenta don diversos juegos incorporados)

-Cuidar el bienestar mental. Por importancia, este punto podría ser el primero, ya que es fundamental para que todo lo demás funcione. Aunque es especialmente relevante en un contexto de incertidumbre y aislamiento como el actual, la salud mental es un aspecto que no debemos descuidar nunca. Existen numerosos recursos que nos pueden ayudar si nos sentimos agobiados, desmotivados, con ansiedad, o presentamos cualquier otro tipo de cuadro que nos impida o dificulte llevar a cabo nuestras tareas diarias. Aplicaciones como Insight Timer (iOS - Android) o Headspace (iOS - Android) han demostrado ser de utilidad para ayudar a controlar la ansiedad y los pensamientos negativos. La práctica de distintos tipos de meditación también ayuda a despejar la mente, motivarnos a cumplir metas, y nos permiten ordenar con más claridad nuestros pensamientos. A estos recursos podemos sumar otros más mecánicos, como las técnicas de respiración, el método de relajación del Dr. Benson o la práctica de ejercicios de relajación como el tai chi o yoga. También puede ayudar el hablar con alguien; en VIU por ejemplo, cada estudiante cuenta con un orientador académico, que no solo soluciona problemas relacionados con los estudios o de índole práctica, sino que además está formado para dar apoyo y motivación.

Aunque la situación actual sea complicada y dura, esta experiencia de aislamiento, si la enfocamos hacia el estudio online y el teletrabajo, puede servir para desarrollar nuevas competencias y habilidades, y abrir nuevas puertas para crecer y seguir progresando, y volver con más fuerza cuando juntos hayamos superado este difícil momento en nuestra historia.

Estudiar y Trabajar desde casa: 7 consejos prácticos