Selecciona tu país

Vivimos en una época de cambios tecnológicos. Algunos de ellos espectaculares, que además están cambiando nuestra forma de hacer las cosas, aunque no nos demos cuenta. Lo digital ha llegado a casi todo lo que nos rodea. Las canciones, que escuchamos, los vídeos que vemos e incluso los libros que leemos han dado un salto. Y lo mismo sucede con la telefonía digital, que transforma la voz en paquetes de datos.

Los sistemas de voz sobre IP (VoIP) se han hecho con un hueco dentro de las comunicaciones móviles. En parte gracias a avances como las redes LTE o 4G, y las aplicaciones de mensajería que permiten hacer este tipo de llamadas.

 

La telefonía digital es más económica

La ventaja más significativa de las llamadas digitales es el precio. Los costes que tiene la telefonía analógica, como el establecimiento de llamada, son muy superiores a los de la telefonía digital. En el primer caso se necesita una conexión única por cada línea, mientras que las llamadas por datos se valen de la red de fibra óptica general, compartiendo esta. Solo el final de la conexión es el que se encuentra dedicado a un solo usuario. Por ello, se ahorra bastante dinero, permitiendo incluso ofrecer tarifas únicas sin costes por llamar.

Descarga nuestra guía gratuita: Formación en tecnología. Conoce las disciplinas que seguirán demandando profesionales tras la cuarta revolución industrial

De hecho, los servicios de telefonía que se incluyen en las tareas convergentes de Internet se basan en VoIP. Por ello, se pueden utilizar aplicaciones para realizar llamadas de voz, como WhatsApp, incluso para realizar llamadas al extranjero sin sobrecostes.

 

Un sistema más versátil

A nivel práctico, este tipo e telefonía también es muy atractivo. Para una empresa, permite contar con nuevas líneas rápidamente y a menor precio. Esto facilita la inclusión de líneas adicionales cuando hay una gran carga de trabajo. Cuando estas no se necesitan, se eliminan con la misma rapidez con la que se instalaron.

Además, cuando se quiere equipar una oficina con distintos puntos de telefonía, un sistema digital permite que todos se canalicen por una conexión. Menos cables y puntos de mantenimiento. Por tanto, hablamos de una forma más flexible de facilitar la comunicación.

 

Comunicación multidispositivo

Un experto en comunicaciones móviles sabe lo importante que es hoy poder comunicarse desde varios dispositivos con un mismo número. La telefonía digital convierte cualquier equipo capaz de conectarse a la red en un terminal con el que realizar llamadas de VoIP.

Tanto es así, que marcas como Apple o Google permiten realizar llamadas de voz desde cualquier dispositivo. Basta con tener la aplicación adecuada, como Google Voice, Face Time de Apple o la más utilizada, WhatsApp, para poder hablar por teléfono de la misma forma que lo haríamos con una línea analógica. Con la diferencia de que lo podemos hacer desde cualquier lugar. Sin depender de cables ni contar con un dispositivo concreto.

 

Un método cada vez más utilizado

Los sistemas digitales de telefonía están llamados a ser los que usemos para comunicarnos. Mientras que los teléfonos analógicos van desapareciendo, tanto a nivel particular como en empresas se imponen las redes digitales. Por ser más versátiles, flexibles y suponer un ahorro de costes muy significativo.

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia