Selecciona tu país

¿Qué es un telescopio?

La palabra telescopio procede originalmente del griego, y está formada por teles (lejos) y skop (mirar). De este modo, hablar de un telescopio es hacerlo de un instrumento que se utiliza precisamente para observar aquello que está muy lejos. Tradicionalmente, se han utilizado para estudiar el universo, ya que, a simple vista, el cielo se muestra demasiado difícil de comprender cuando es observado solo con el ojo humano. Así mismo, hoy en día, se pueden distinguir dos grandes familias de telescopios, los telescopios terrestres y los telescopios espaciales. La diferencia entre uno y otro es, no lo que observan, sino desde donde se lleva a cabo la observación. De esta forma, un telescopio terrestre, es todo aquel que escudriña el universo desde la superficie del planeta, mientras que el telescopio espacial es aquel que se posiciona en el espacio, desde donde puede llevar a cabo observaciones mucho más precisas que los terrestres gracias a la ausencia de atmósfera.

Invención del telescopio terrestre

Como es natural, antes de la era espacial, los telescopios estaban limitados al ámbito de los telescopios terrestres, ya que cualquier observación del espacio exterior y del firmamento que se realizase se hacía únicamente desde la superficie terrestre.

Descarga nuestra guía gratuita: Todo un Universo por descubrir. 8 datos asombrosos de la astronomía

Aunque desde la Antigüedad el ser humano ha utilizado diferentes equipos para mejorar su visión del cielo nocturno, la invención del telescopio terrestre como tal se asocia a Hans Lippershey en 1592.

Estructura del telescopio terrestre

La estructura del telescopio terrestre puede variar entre uno y otro pero, a grandes rasgos, se caracteriza por estar formado por una o varias lentes colocadas dentro de un cuerpo cilíndrico que permite ser enfocado al punto concreto que se quiere observar. De este modo, dirigiendo uno de los extremos del telescopio a una posición concreta del cielo y observando a través del otro extremo, se obtiene una imagen ampliada del área hacia la que se ha dirigido en enfoque del otro extremo.

Galileo Galilei

Uno de los telescopios más famosos de toda la historia de la astronomía fue el que diseñó Galileo Galilei y que le sirvió para observar el espacio. De hecho, el telescopio de Galileo constituye el primer telescopio de carácter astronómico del que existen registros, lo que sucedió en el año 1609. De hecho, gracias a este invento, Galileo realizó observaciones de nuestra propia luna, del planeta Júpiter y, además, de las cuatro lunas del gigante gaseoso del Sistema Solar.

Tipos de telescopios

  • Telescopio refractor:

Se caracteriza por poseer un sistema óptico centrado y capaz de captar las imágenes de los objetos observados haciendo uso de lentes convergentes.

  • Telescopio reflector:

En este caso, en lugar de usar lentes se usan espejos para enfocar la luz y conseguir así formar la imagen. Estos telescopios también se denominan newtonianos, ya que fue el físico inglés al que le debemos su invención. Este tipo de telescopios presenta una serie de ventajas con respecto a los refractores. De hecho, permiten la ausencia de aberración por cromatismo, así como un peso menor a una distancia focal de carácter parecida.

  • Catadióptrico:

En este caso, se trata de un tipo de telescopio que utiliza tanto lentes como espejos a la hora de obtener la imagen. Existen diversos diseños y, su principal ventaja, estriba en el hecho de que cuentan con un tamaño relativamente pequeño en relación a la distancia focal del mismo.

 

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia