Selecciona tu país

Los robots y otros dispositivos autónomos tendrán un papel central en las actividades laborales de los próximos tiempos. Cifras de PWC indican que muy probablemente el 30% de los cargos en las empresas estarán automatizados para mediados del 2030. 

El interrogante es: ¿llegarán los robots a ocupar los cargos directivos de las compañías?

Descarga nuestra guía gratuita: El impacto de un MBA en tu desarrollo profesional

La transformación digital y la presencia de dispositivos autónomos exigirán al personal prepararse para compartir espacios de trabajo con robots en calidad de colegas. Desarrollar nuevas funciones ya que los autómatas se encargarán de labores puntuales y repetitivas.

Las funciones y tareas cambiarán  en la medida en que se vayan automatizando los procesos,  el personal tendrá que familiarizarse cada vez más con la tecnología de inteligencia artificial y la ciencia robótica. 

La llegada de autómatas como parte de la fuerza laboral de una empresa, sin duda tendrá una incidencia en las áreas directivas de la misma. Los altos ejecutivos deben liderar y a la vez  prepararse para los cambios que se verificarán en sus labores en el proceso de automatización.

  • El manejo de un equipo de trabajo híbrido requerirá un tipo distinto de liderazgo, centrado en la combinación eficaz de características propias de los humanos con la mentalidad especializada que transmite la nueva tecnología basada en el análisis de datos.
  • Como consecuencia aparecerán nuevos cargos como director de robótica o líderes a cargo de la ética tecnológica, nuevas necesidades y se requerirán profesionales especializados en otras áreas, con experiencia gerencial y una formación actualizada y orientada a los nuevos requisitos que impone el entorno del negocio.

¿Qué estrategias deben desarrollarse desde la dirección de una empresa  para asegurar la transformación en la gestión de liderazgo?

  • Diseñar una hoja de ruta que prevea las necesidades y transformaciones requeridas a 5 o diez años.
  • Evaluar tanto las fortalezas como las debilidades, entendidas como los vacíos de conocimiento o experiencia, para detectar en cuáles áreas se requiere desarrollar nuevas habilidades.

La posibilidad de ser reemplazados es mucho mayor para el personal de fábrica y oficina que para los del área directiva cuando se automatiza totalmente una empresa, pero sin duda la gestión de liderazgo sufrirá grandes cambios, entre ellos:  

  • Emplear más tiempo en actividades a futuro y proporcionar más datos donde se puedan detectar patrones que optimicen la atención al cliente mediante los métodos de big data y minería de datos.  
  • Direccionar  la visión y el liderazgo de la empresa hacia el cambio y teniendo como eje principal la transformación digital. 
  • Incrementar la importancia de fomentar  la coexistencia entre humanos y autómatas y que dicha relación se caracterice por el respeto, la confianza y la dignidad.   
  • Hacer relevante la comprensión de las relaciones entre lo físico y lo digital para determinar sus límites y controles.
  • Ser un factor clave a la hora de cerrar cualquier brecha en el conocimiento de la tecnología a medida que se desarrolla un sentido agudo de cómo los cambios están afectando al negocio.
  • Tener la capacidad y el conocimiento para incorporar la tecnología robótica y las herramientas de  la inteligencia artificial en línea con una estrategia digital general. 
  • Tener una visión acertada de las capacidades actuales del personal, para emprender programas de mejora, formación  y reciclaje.
  • Incrementar el poder de persuasión para  fijar en los empleados la idea de que la automatización optimizará su gestión y aumentará su valor para la empresa.  

Los cambios son procesos graduales, los negocios no serán instantáneamente parte de la automatización pero en la medida en que las nuevas tecnologías ganen terreno  las directivas de las empresas deben ir adaptando sus operaciones al nuevo orden.  

Ebook GRATIS: MBA

Autor

Equipo de Expertos

Universidad Internacional de Valencia